¿Cómo se hace...? / Arrendamientos Arrendamiento del local / Muerte del arrendatario


En caso de fallecimiento del arrendatario, cuando en el local se ejerza una actividad empresarial o profesional, el heredero o legatario que continúe el ejercicio de la actividad (que habrá de ser la misma que la que viniera realizando el arrendatario difunto), podrá subrogarse en los derechos y obligaciones del arrendatario hasta la extinción del contrato.

La subrogación deberá notificarse por escrito al arrendador dentro de los dos meses siguientes a la fecha del fallecimiento del arrendatario.