¿Cómo se hace...? / Estudio de viabilidad / Los promotores


Resumen: En este apartado se trata de explicar con todo detalle quiénes son los promotores

Es muy prudente tener un buen conocimiento del negocio o sector donde se va a invertir. No es lo mismo que decida poner un restaurante un buen cocinero, con una larga experiencia, que alguien que empieza por vez primera y que posiblemente desconozca los problemas con los que se va a enfrentar.

Si la persona no es emprendedora, luchadora y dispuesta al sacrificio ya puede olvidarse de poner un negocio. Muchas veces ocurre que un mismo negocio, según quien lo lleva, sale adelante o se hunde. En estos casos no es el negocio el que falla sino las personas.

En un negocio, después de una buena idea, lo más importante son las personas. Respecto a este punto es necesario hacer una aclaración: si la idea es mala por muy buenas que sean las personas que decidan llevarla a cabo el resultado será malo.

Al crear una empresa suele cambiar la vida de una persona, tanto en lo referente a su tiempo (un negocio ocupa mucho tiempo), como en lo referente a asumir riesgos inexistentes hasta ese momento, así como también respecto a la capacidad de ir resolviendo todas las trabas que surjan hasta la puesta en marcha y luego con el negocio en funcionamiento.

Es fundamental que el emprendedor haga una reflexión y compruebe que se siente con fuerzas para enfrentarse a todas esas dificultades y que está por la labor de asumir el sacrificio y riesgo que ello conlleva.