Asiento de apertura

Parent Previous Next



El asiento de apertura




El asiento de apertura



Este es el primer asiento que se hace en contabilidad. Se realiza al iniciarse las actividades o al inicio del ejercicio económico.


Consideraremos que el cierre de la contabilidad es la operación a través de la cual se detiene momentáneamente el registro de operaciones para ofrecer una visión del patrimonio, de la situación financiera de la empresa y de sus resultados, en un momento concreto del tiempo.


Se separa así un ejercicio económico de otro.


Abrir, o reabrir la contabilidad será la operación por la que se inicia o reanuda el registro de operaciones al iniciarse el ejercicio económico.


El asiento de apertura se formará cargando las cuentas de Activo del Balance y abonando las de Pasivo.


Supongamos que al finalizar el ejercicio económico anterior, el Balance de la empresa "APROBARÉ S.L." estaba formado por las siguientes partidas:


ACTIVO

PASIVO

Maquinaria 1.000

Capital 1.000

Existencias 500

Reservas 800

Clientes 500

Deudas 1.000

Dinero 800




El asiento de apertura se formará de la siguiente manera.



1.000

Maquinaria




500

Existencias




500

Clientes




800

Dinero

a

Capital

1.000




Reservas

800




Deudas

1.000




Desde el punto de vista práctico a la hora de realizar el asiento de apertura pueden darse los siguientes casos:


1. Que la empresa no existiese anteriormente (se constituye una sociedad nueva) y por tanto no hay balance inicial. En estos casos el asiento de apertura es muy sencillo pues suele ser Caja o bancos (por las aportaciones de los socios) a capital.


2. La empresa ya existe y estamos llevando nosotros mismos la contabilidad con un sistema informático. En este caso tampoco hay problema, pues al realizar el cierre los programas informáticos hacen de forma automática el asiento de apertura.


3. La empresa ya existiese pero está llevando la contabilidad otra persona y nos pasa el balance de sumas y saldos (los saldos de todas las cuentas) al 31 de diciembre. Aquí ya tendrá más trabajo, pues lo primero de todo debe crear todas las cuentas que existen y luego realizar el asiento de apertura (Ver ejemplo de la empresa "APROBARÉ SL").


Cuidado: en el ejemplo de la empresa citada aparecen conceptos como maquinaria, clientes, etc. En la vida real es necesario tener una ficha de cada cliente, de cada máquina, etc. (el balance de sumas y saldos debe venir detallado de este modo) de forma que no es suficiente crear clientes en su conjunto sino que habría que detallar uno a uno con su saldo de apertura. Lo mismo con las demás cuentas.


Este asiento de apertura, cuando existen muchas cuentas (puede haber varios cientos o miles de cuentas), suele ser muy difícil de cuadrar, además de la dificultad práctica y de tiempo de hacer un asiento de este tamaño.


Para solucionar este tema, algunos programas están preparados para enfocarlo de otro modo. Por ejemplo, hay programas que permiten ir creando las cuentas con sus saldos iniciales (al crear los códigos de clientes, proveedores, etc. el sistema ya sabe si son de activo o de pasivo) y una vez introducidos se pulsa el botón "realizar asiento de apertura" y se hace solo. Si las sumas del debe y el haber no están cuadradas el sistema lo detecta y deberemos ver que saldo está mal y corregirlo.


Ver vídeo de cómo se crean las cuentas con sus saldos iniciales y se realiza automáticamente el asiento de apertura.







4. Por ultimo, lo más difícil de todo para realizar un asiento de apertura, es que una empresa encargue a alguien que le lleve la contabilidad y le diga que no tiene nada de nada. Es decir, que deba partir de cero pero con el gran problema de que es una empresa que ya está funcionando y por tanto ha realizado compras, tiene movimientos bancarios, le deben dinero sus clientes, etc.


En estos casos, además de contable hay que ser "investigador", pues deberemos hacer lo que se denomina un balance inventario y valorarlo. A partir de aquí ya se podrá realizar el asiento de apertura.




Este balance inventario valorado consta de los siguientes pasos:


1. Hacer un inventario, que consiste en hacer un listado de todos los bienes, uno por uno, que tiene la empresa (camión modelo tal, 5 mesas de madera, ordenador modelo X, cuenta corriente en banco Z, etc.).


2. Hacer un listado de todos los derechos que tiene la empresa: préstamos que ha concedido, lista de todos los clientes, etc.


3. Hacer una lista de todas las obligaciones que tiene la empresa con los bancos, hacienda, proveedores, trabajadores, etc.


4. Valorarlo todo. Esto lleva mucho trabajo y dificultad pues a veces no aparecen las facturas de compra o es difícil descubrir cuánto deben de verdad los clientes. Es necesario recordar que hay que preparar también las fichas de inmovilizado de todos y cada uno de los bienes de la empresa, pues lo necesitaremos para poder valorar adecuadamente dichos bienes y también, desde el punto de vista fiscal, para poder calcular las amortizaciones de los próximos ejercicios.


5. Por último debe hallar la diferencia entre sus bienes y derechos y sus obligaciones. Dicha diferencia será su capital o patrimonio neto.


6. A partir de aquí ya puede realizar el asiento de apertura.