Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "El alcance de los sistemas de auditoría y control se amplía considerablemente con el sistema ERP"



Bernabé Escobar Pérez

Director de la Revista de Contabilidad-Spanish Accounting Review
Catedrático de la Universidad de Sevilla




Ud. dirige desde hace casi dos años la "Revista de Contabilidad-Spanish Accounting Review (RC-SAR)", prestigiosa publicación científica editada por la Asociación Española de Profesores de Contabilidad (ASEPUC). ¿Cuál es su opinión del estado de la investigación en Contabilidad en España?

Bien, ésta no es una pregunta de fácil respuesta. Por un lado, es cierto que se ha producido un importante incremento de las publicaciones en revistas de impacto y una mayor visibilidad internacional de los trabajos, gracias a la importante labor, tanto de los investigadores veteranos adaptados al sistema de evaluación imperante, como a los más jóvenes, la mayoría de los cuales ya han tenido este sistema como referencia desde que iniciaron su carrera.

Por otro, sin embargo, creo que hemos de denunciar que el creciente sesgo de los criterios de la Comisión Nacional para la Evaluación de la Actividad Investigadora (CNEAI) hacia las publicaciones del Journal Citation Reports (JCR), al primar el impacto bibliométrico sobre el impacto social de la investigación, está provocando graves consecuencias en un área eminentemente práctica como la Contabilidad. Entre ellas destaca un auténtico divorcio entre las temáticas sobre las que publican los investigadores y las cuestiones que más preocupan en la práctica profesional. Sobre este particular, en mi opinión resulta inaudito y aberrante que, por ejemplo, desde la CNEAI no se reconozca la labor de nuestros compañeros que han representado a nuestro país en el European Financial Reporting Advisory Group (EFRAG).

Refiriéndonos concretamente a la revista que dirige. ¿Cuáles son los principales objetivos editoriales?

Desde que nos hicimos cargo del Consejo de Redacción de la Revista de Contabilidad-Spanish Accounting Review, en esta nueva etapa nos planteamos como objetivo incorporar la revista a la base de datos del ISI (Institute for Scientific Information) a medio-largo plazo, sin renunciar para ello a mantener la línea editorial abierta dentro de la Contabilidad que la ha venido caracterizando en cuanto a temáticas y métodos de investigación.

 

<<Hemos de denunciar el creciente sesgo de los criterios de la Comisión Nacional para la Evaluación de la Actividad Investigadora (CNEAI) hacia las publicaciones del Journal Citation Reports (JCR)>>

En esta línea, lo primero que hemos intentando es consolidar la periodicidad semestral de la revista, aumentar el número de artículos por número y los trabajos en inglés de cada número con objeto de conseguir una mayor visibilidad internacional, sin renunciar al español, tanto por la proyección que supone con respecto a Latinoamérica, como por la incoherencia de publicar sobre artículos de investigadores españoles que abordan problemáticas genuinamente españolas en otro idioma.

Llegados a este punto, es de gran importancia que como colectivo, apostemos verdaderamente por potenciar la Revista de Contabilidad-Spanish Accounting Review, ya que la incorporación al ISI y, por tanto, el aumento de la visibilidad de la investigación contable española, requieren que cada uno en su responsabilidad, "arrime el hombro", unos enviando buenos trabajos, otros haciendo buenas revisiones y todos citando la revista.

La evaluación de la actividad científica es un instrumento clave en la gestión de la investigación. ¿Tienen margen de mejora los criterios actuales empleados en el caso de la Contabilidad?

Sin duda, además recientemente se han publicado los criterios a aplicar a la convocatoria 2007-2013 en los que se puede apreciar un endurecimiento muy significativo de los mismos a favor del impacto bibliométrico antes mencionado, el cual considero especialmente negativo.

En primer lugar, creo que se ha desnaturalizado. Remontándonos al origen de los complementos de investigación (sexenios) hay que decir que se plantearon para evaluar la productividad del PDI, mientras que en la actualidad la orientación es mucho más a considerarlos un indicador de calidad, lo que tiene múltiples implicaciones, en su mayoría negativas.

En segundo lugar, tal como está prevista su aplicación, el sistema no me parece razonable, ya que resulta un todo o nada, es decir, se obtiene el reconocimiento o no. En mi opinión debiera ser gradual, de modo que aquellos que no lo consiguen, pero obtienen una puntuación cercana, no queden en las mismas circunstancias que los que ni siquiera lo piden. Del mismo modo, también podría establecerse una graduación entre los que lo obtienen. Por último, tampoco parece razonable que se exija lo mismo en el primer sexenio, el cual debería tener un componente motivador y orientador, que en los sucesivos.

En tercer lugar, sería conveniente tal como viene reivindicando la CONFEDE (Conferencia de Decanos de Economía y Empresa) y en línea con el Recurso de Reposición presentando por la Asociación Española de Profesores Universitarios de Contabilidad (ASEPUC), que se establezcan unos criterios claros y duraderos que eviten la inseguridad jurídica de quienes solicitan y reduzcan la discrecionalidad de los expertos. A este respecto, ya se pronunció el Senado en 2009, disponiendo que:

"Se establecerán unos criterios y baremos objetivos para la evaluación, que garanticen la transparencia y la equidad en su aplicación y que deberán ser conocidos, no sólo antes de la presentación de las solicitudes de evaluación, sino con la suficiente antelación para que los investigadores puedan adaptar su perfil investigador a dichos criterios. En particular se tendrá en cuenta la publicación en las lenguas españolas u otras que resulten adecuadas a la temática de la investigación".

Por último, como ya he señalado antes, es inaudito que en un área tan ligada a la práctica profesional como debiera ser la Contabilidad, no se valore adecuadamente la transferencia a la sociedad, ya que es aquí donde estoy convencido que reside en mayor medida el impacto social de nuestra actividad.

Entre sus investigaciones están los sistemas ERP, tema sobre el que es también ponente de un Documento de AECA (el nº 6 de la Comisión de Nuevas Tecnologías y Contabilidad). ¿Qué impacto suponen estos sistemas sobre la Contabilidad y la Auditoría? ¿Qué nuevas tendencias se están siguiendo?

Realmente el impacto de los ERP es muy importante.

En primer lugar, en lo que se refiere a la Contabilidad, hay que destacar que contribuyen a difundir el conocimiento que antes quedaba reservado al ámbito contable hacia otras áreas organizativas, a la vez que favorecen la integración (centralización) de la información, lo que provoca que aumente el poder del responsable de la Contabilidad en las organizaciones.

Por un lado, disminuye el papel del contable en las tareas de registro y a la hora de proporcionar la información necesaria para la toma de decisiones, ya que los usuarios del sistema ERP puedan introducir datos en el sistema y, también, obtener informes en tiempo real. Por otro, aumenta su participación en las tareas de análisis e interpretación de la información que proporciona el sistema ERP y de asesoramiento al resto de los directivos de la empresa, tanto a los responsables de área como a la Alta Dirección.

<<Los sistemas ERP favorecen la integración (centralización) de la información, lo que provoca que aumente el poder del responsable de la Contabilidad en las organizaciones>>

 

Con respecto a la Auditoría, es necesario comenzar señalando que para dar una opinión sobre el producto final, en este caso las cuentas anuales, resulta imprescindible conocer el proceso a través del cual se ha elaborado, por tanto, del sistema ERP y de su funcionamiento. Además, como la implantación de un sistema ERP en una empresa supone que la información disponible en formato digital prevalezca sobre la disponible en formato papel, lógicamente, hay que ajustar los sistemas de auditoría y control a la nueva situación.

El alcance de los sistemas de auditoría y control se amplía considerablemente, ya que como todas las transacciones de la empresa se encuentran recogidas en el sistema ERP y existe la posibilidad de llevar a cabo la trazabilidad de cualquier dato, es posible diseñar sistemas de auditoría y control automatizados que interactúen continuamente con el ERP para realizar todas las verificaciones que se consideren oportunas. De hecho, los controles no tendrían que limitarse, como ocurre en la actualidad, a una parte de las operaciones, sino que podrían abarcarlas todas, con lo que se eliminaría casi por completo el riesgo que implica que una determinada transacción no sea chequeada.

Por otro lado, las pruebas no tendrían porqué realizarse una vez finalizada la operación objeto de control, ya que en un entorno ERP los sistemas de auditoría y control podrían ir verificando las operaciones y transacciones a medida que se registren. Así, estos sistemas pasarían de tener como misión fundamental la detección del fraude o errores, a realizar una labor preventiva que evitase que aquellas transacciones y operaciones que no cumplen las medidas de control establecidas, pudieran ser llevadas a cabo.

En cuanto a las tendencias en ERP, además de continuar claramente con la apuesta por implantarlos en las pymes, quizá habría que destacar, por un lado, los esfuerzos de los proveedores por mejorar técnicamente los sistemas mediante la simplificación de interfaces, la integración de nuevas aplicaciones y las mayores facilidades de acceso desde dispositivos móviles. Por otro lado, cada vez son más las empresas que se decantan por el uso de sistemas de gestión corporativa basadas en código abierto y también se aprecia un aumento de las empresas ASP que se dedican a ofrecer un servicio de alojamiento del ERP en la nube.

Ahora bien, desde mi punto de vista, quizá las tendencias que resulten más interesantes por sus implicaciones sobre la profesión, son la evolución hacia sistemas ERP interorganizativos y las experiencias de mejora de las analíticas predictivas, es decir, se busca ir añadiendo valor para los distintos usuarios del ERP y no limitarse al procesamiento de los datos.

Otra área de investigación en la que Ud. ha trabajado es la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), donde recientemente han realizado un estudio entre las empresas del IBEX-35 para ver su compromiso con la RSC. En síntesis, ¿qué conclusiones han extraído?

A mi juicio la principal conclusión es que a pesar de estar inmersas en plena crisis, las empresas del IBEX-35 siguen siendo responsables socialmente, en contra de lo que ha ocurrido en otros países de nuestro entorno. En consecuencia, se puede decir que la RSC no ha sido la primera víctima de la crisis financiera en el caso de las empresas del IBEX-35.

Esto parece demostrar que las grandes compañías han adoptado una visión más a largo con respecto a la RSC, en contra de los argumentos de quienes sólo la consideran como una moda o como un conjunto de acciones filantrópicas que las empresas realizaban cuando conseguían buenos resultados. Ahora bien, como los indicadores están cada vez más cerca de 100, cada vez es más complicado para las empresas obtener aumentos significativos en RSC.

 

<<La RSC no ha sido la primera víctima de la crisis financiera en el caso de las empresas del IBEX-35.>>

Asimismo, resulta de interés señalar que en contra de lo que pudiera suponerse, el análisis por separado de las acciones sociales y medioambientales de las grandes compañías españolas, evidencia que no han cambiado las prioridades de las grandes empresas en RSC como consecuencia de la crisis y, por tanto, no puede afirmarse que hayan ganado peso las de carácter social sobre las medioambientales. Sin embargo, si se han detectado cambios significativos dentro de las componentes sociales de la RSC, destacando el crecimiento de la responsabilidad hacia los productos, la ralentización de "las acciones orientadas a la integración de la diversidad" y la caída de la las acciones orientadas a la calidad en el empleo.



Por último, resulta llamativa la focalización de las acciones de RSC de muchas grandes empresas respecto a sus empleados. Este comportamiento que se repite tanto antes como durante la crisis, pone de manifiesto una visión sesgada de la RSC, ya que desatienden al resto de grupos de interés. Ahora bien, estas empresas ocupan los últimos puestos del ranking que elaboramos en función de las puntuaciones que la base de datos Datastream otorga a las empresas con respecto a los componentes de la RSC.

Fuente: Newsletter AECA Nº 91 -Febrero 2014