Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Creo que es imperativo acabar con el continuo parcheo normativo y establecer un nuevo sistema tributario"


Javier Estellés

Socio Director de Laes Nexia




Nos encontramos en un periodo de constantes cambios normativos: en el ámbito fiscal, la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y su internacionalización o el RD-Ley 4/2014, de refinanciación y reestructuración de deuda empresarial; en contabilidad las RICAC; y en la auditoría las NIAS ES, entre otros muchos. ¿Supone todo ello un aumento de los servicios de asesoramiento de las firmas? ¿Qué servicios se han incrementado más en los últimos años?

Ciertamente nos encontramos desde hace unos años dentro de una vorágine normativa que hace difícil, no ya el análisis de la nueva normativa, sino su simple lectura. Muchos profesionales se enfrentan cada viernes con cierto temor a la lectura de la referencia del Consejo de Ministros, pues saben que prácticamente todas las semanas hay cambios normativos relevantes. Y esto es especialmente cierto en el caso de los profesionales individuales o de pequeñas firmas que no cuentan con la posibilidad de repartir este trabajo entre los socios responsables de las distintas áreas de servicios.

Concretamente, y en relación al ámbito fiscal, creo que es imperativo acabar con el continuo parcheo normativo y establecer un nuevo sistema tributario que englobe todos los aspectos, homogenice los criterios ahora dispersos -y a veces incluso contradictorios- y establezca un marco único, claro, sencillo y estable en el tiempo.

<<Estamos preparados para liderar el mercado de corporate finance en el segmento de empresas pequeñas y medianas, en el que prestamos un servicio muy profesional, semejante al que se lleva a cabo en el segmento de las grandes empresas.>>

 

En Laes Nexia hemos estado tradicionalmente muy focalizados en los servicios de auditoría de cuentas anuales, pero es cierto que los continuos cambios normativos y, especialmente, la situación económica general del país, ha hecho que en los últimos años hayamos abierto mucho el abanico de servicios que prestamos regularmente. En este sentido cabe destacar que hemos sido designados administradores de numerosos concursos, algunos de ellos con relevancia pública, así como participado en diversos procesos de reestructuración empresarial. Debido al cambio de ciclo que se adivina en el horizonte somos optimistas respecto de la reactivación de operaciones corporativas y estamos preparados para liderar el mercado de corporate finance en el segmento de empresas pequeñas y medianas, en el que prestamos un servicio muy profesional, semejante al que se lleva a cabo en el segmento de las grandes empresas.

Seguimos sin ver que se facilite el acceso a la financiación de las Pymes, aunque al menos en breve se prevé alguna nueva medida de beneficio fiscal, además de las reformas que se han realizado en la Ley Concursal para que un mayor número de empresas puedan salvar su actividad mediante refinanciaciones. ¿Cree que vamos por el buen camino o son sólo nuevos parches al problema?

Los acuerdos de refinanciación y, más recientemente, los acuerdos extrajudiciales de pagos introducidos por la Ley 14/2013 juegan sin duda a favor de la salvación de empresas en dificultades financieras. Otras figuras como la regulación de los "business angels" creemos que no tendrán relevancia práctica. Durante estos últimos años hemos sido testigos de proyectos empresariales viables que sin embargo no han podido acceder a la financiación que necesitaban para su desarrollo e incluso para su supervivencia, pero hemos de ser conscientes de que veníamos de una situación de sobreendeudamiento de empresas y particulares y, por supuesto, de los problemas de nuestro propio sistema financiero. Aunque la regulación puede ayudar, creemos que es el mercado el que tiene que establecer los cauces que permitan aumentar la financiación en general y el de las pymes en particular. Esto no se producirá mientras las entidades financieras prefieran hacer depósitos en el BCE o comprar deuda pública en lugar de prestarlo a terceros.

 

<<Por primera vez en mucho tiempo se están notando síntomas de cambio y espero que en el segundo semestre de este año sea perceptible un aumento de la financiación a pymes>>

Dicho esto, creo que por primera vez en mucho tiempo se están notando síntomas de cambio y espero que en el segundo semestre de este año sea perceptible un aumento de la financiación a pymes, siempre de una manera selectiva pero no tanto como hasta ahora, en que los criterios de selección prácticamente impedían la concesión de financiación.

La aprobación definitiva de la reforma europea del sector de la auditoría -que llevaba más de tres años gestándose-, se cerró recientemente con el visto bueno del Parlamento Europeo. ¿Qué supone para las firmas medianas y el futuro de la profesión?

<<Me preocupa la diferenciación que se va a establecer a partir de ahora entre requisitos para auditores de empresas "normales" y de "EIP">>

 

Afortunadamente, la reforma promovida por el Comisario Barnier ha ido cambiando a mejor desde el famoso "Green Paper" de 2010. La reforma ahora aprobada modifica en algunos aspectos la Directiva de auditoría -aplicable a todas las auditorías- mientras que el nuevo Reglamento se refiere a requisitos específicos para la auditoría legal de Entidades de Interés Público (EIP). Al margen de otras consideraciones, lo que me preocupa realmente es la diferenciación que se va a establecer a partir de ahora entre requisitos para auditores de empresas "normales" y de "EIP", lo que parece quebrar la máxima de "una auditoría es una auditoría" sin importar la naturaleza del ente auditado, dando a entender que sólo hay un marco para hacer una auditoría legal y para los auditores que la llevan a cabo. Ahora, parte del mercado podría pensar que hay auditores de primera categoría, que auditan a las EIP y auditores de segunda categoría, que auditan a las empresas "normales". Esto, aparte de no ser cierto, amenaza inmerecidamente la reputación y supervivencia de las firmas pequeñas y medianas.

Por otra parte, hay que reconocer que la avalancha de modificaciones normativas específicas de auditoría -junto a la ya comentada de materias contables, mercantiles, fiscales, etc..- hace que bajo nuestro punto de vista el ejercicio de la auditoría de cuentas por profesionales individuales y aún por pequeñas firmas de auditoría sea inviable. Es seguro que asistiremos en los próximos años a un proceso de concentración en el que las firmas alcancen la masa crítica necesaria que les permita gestionar adecuadamente los requerimientos de calidad, independencia y competencia profesional.

¿Cómo va el proceso de adaptación nacional a las Normas Internacionales de Auditoría?

En primer lugar quisiera destacar el esfuerzo en formación y difusión de las NIA que está llevando a cabo el Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España y que favorece especialmente a los ejercientes individuales, pequeñas y medianas firmas que no cuentan con medios para acometer internamente la formación en esta materia.

El proceso de adaptación a las NIA se puede decir que comenzó en 2011 con la publicación de la Norma de Control de Calidad interno, que era la traducción y adaptación de la ISQC 1. Posteriormente, en enero de 2013 el ICAC divulgó para el proceso de información pública las nuevas Normas Técnicas de Auditoría resultado de la adaptación de las Normas Internacionales de Auditoría a la legislación española (NIA-ES) y finalmente fueron aprobadas con muy ligeros cambios por Resolución del ICAC de 15 de octubre pasado, derogando gran parte de las normas técnicas vigentes hasta entonces. Las NIA-ES son de aplicación a trabajos de auditoría que se refieran a cuentas cuyo ejercicio comience a partir del 1 de enero de 2014 y, con carácter general, a cualquier trabajo contratado a partir del 1 de enero de 2015, sea cual sea la fecha a que se refieran los estados financieros objeto de la auditoría.

Con posterioridad, en marzo pasado, ha sido publicada la adaptación de la NIA 805 sobre auditoría de un solo estado financiero. Con ello la adaptación de las NIA puede darse por fundamentalmente terminada, puesto que aunque hay otros aspectos incluidos en las NIA, tales como la auditoría en el sector público, desde el principio el ICAC indicó que no los incorporaría a las NIA-ES al no corresponderse con trabajos regulados por la Ley de Auditoría. No obstante lo cual es de esperar que haya un goteo de modificaciones en las Normas Técnicas no derogadas para su coordinación con las NIA-ES, tal como acaba de ocurrir con la Norma Técnica de relación entre auditores. Finalmente, debemos entender las NIA-ES como un proceso dinámico por lo que constantemente habrá modificaciones producto de las que se vayan originando en las propias NIA emitidas por el IAASB.


Fuente: Newsletter AECA Nº 93 -Abril 2014