Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Criterios para la determinación del coste de producción"


Jordi Cava Marti


Responsable Contabilidad Grupo Freixenet
Socio de AECA nº 6.403



Mediante la Resolución del ICAC de fecha 14 de abril de 2015, se han establecido los criterios para la determinación del coste de producción para valorar las existencias de productos en curso como para los inmovilizados en curso.


La resolución establece los criterios de su determinación para la contabilidad financiera aunque tendremos que seguir con los instrumentos usados en la contabilidad analítica tales como partes de trabajo, consumos, hojas de tiempo, inventarios permanentes, etc. para controlar los costes directos e indirectos, estos últimos que imputaremos al coste del producto mediante un criterio de imputación que la empresa considere oportuno.

La norma sigue un modelo de costes completos con imputación racional y transpone a la normativa nacional, la NIC 2 de existencias y la NIC 23 de costes por intereses.

El coste de producción se aplicará a:

  • Existencias, tanto de bienes producidos como de servicios en curso

  • Inmovilizados


Los métodos de valoración de existencias admitidos y que una vez elegido se ha de mantener en el tiempo son:

  • Coste medio ponderado

  • FIFO

  • Criterio de los minoristas (si no se obtiene un coste de producción significativamente distinto del obtenido según la norma 2 de la resolución).


Para la valoración podemos utilizar el coste estándar siempre que no difiera del coste real de producción teniendo en cuenta la importancia relativa y se establecerá a partir de niveles normales de consumo de materias primas, suministros, mano de obra directa, eficiencia y utilización de la capacidad. Si los costes varían de forma significativa, la empresa deberá revisar las estimaciones iniciales.


A tener en cuenta:

  • Cuando los factores de producción se adquieran a título gratuito se valoran a valor razonable.

  • Las maquilas se contabilizan como un servicio recibido (607. Trabajos realizados por otras empresas) y nunca se reconocen como una venta por las materias primas, consumibles, etc. y una compra por el producto terminado.

  • Si el valor de las existencias es mayor a su valor recuperable hemos de contabilizar el oportuno deterioro.

  • Los costes de administración específicos de un determinado proceso de producción se asignarán al coste de producción.

tabla

En la producción conjunta el reparto de costes se realiza con la orientación que estos costes sean lo más paralelos o proporcionales a su valor neto realizable.


Subproductos, residuos, desechos, desperdicios o materiales recuperados: Su coste se repartirá igual que en la producción conjunta. Cuando su valor sea secundario se podrá valorar por el valor neto realizable, importe que se deducirá del coste de los productos principales. Cuando el valor del residuo tenga valor realizable negativo, se adicionará al coste de producción del producto.



Activación del coste financiero

Los costes financieros a tener en cuenta son los devengados por la utilización de recursos financieros ajenos a la empresa tanto específicos como genéricos.


Los activos "aptos" son los inmovilizados o existencias que necesitan un  tiempo de producción o construcción superior al año. Para el cálculo de los activos "aptos" se usa el promedio del ejercicio menos las subvenciones, donaciones y legados específicos recibidos para su financiación.


Reglas para la incorporación de los gastos financieros:

  • Primero se deben tener en cuenta las fuentes de financiación ajena específica.

  • A la diferencia de activos "aptos" menos las fuentes de financiación específicas se le asignan proporcionalmente el resto de fondos ajenos no comerciales o genéricos.

  • Los gastos financieros se calculan en función del tipo medio ponderado de interés y se determina: 

    • Se calcula el coste financiero devengado por las fuentes de financiación ajenas menos las deudas comerciales. El tipo de interés medio ponderado se obtiene al relacionar los dos componentes anteriores y refleja el coste de utilización de la financiación ajena.

    • La magnitud obtenida se aplica a los activos "aptos" menos la parte financiada con fuentes específicas, con el límite de los fondos ajenos no específicos menos las deudas comerciales.


A tener en cuenta:

  • Los gastos financieros son los intereses y las comisiones. No se incluyen los intereses de actualización de provisiones

  • Si las subvenciones de los activos aptos consisten es un préstamo a tipo cero, el tipo de interés será el incremental o tipo de interés de mercado.

  • No se capitalizan intereses durante las interrupciones del proceso de fabricación o producción.

  • No se capitalizan como un proceso automático sino el capital-tiempo en términos económicos racionales.

  • Los gastos financieros capitalizados se muestran en Pérdidas y Ganancias como un ingreso financiero.

  • Si los fondos se reinvierten se debe considerar el coste neto producido (gastos-ingresos).

  • Si corresponde a coste financiero cargado por una empresa del grupo, al consolidar se debe eliminar la activación hasta que se materialice frente a un tercero o cuando una de las implicadas deje formar parte del grupo.

  • Las diferencias de cambio se activan como coste del activo si son un ajuste al tipo de interés de la financiación.

  • Si se utilizan instrumentos de cobertura, también se deben tener en cuenta su impacto.

  • El importe a capitalizar no excederá del total de gastos financieros.


Fuente: Newsletter AECA Nº 113 - Febrero 2016