Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "El papel del auditor debe ser de "escepticismo lógico", pues siempre debe aplicarlo en todo su trabajo, contrastando con las evidencias oportunas, así como utilizar sus conocimientos y la lógica, en aquellos casos en que se requieran"




Donato Moreno González
Socio Director de Práctica Profesional de la firma RSM Audihispana
Miembro de la Comisión Técnica y de Control de Calidad del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE)

 

Teniendo en cuenta que los grupos cotizados ya han presentado las cuentas del ejercicio 2005 siguiendo la normativa internacional, y que ésta permite la opción del valor razonable para el inmovilizado:

¿Cuáles son en su opinión las características de las empresas que optan por la opción del valor razonable para determinados activos, como son las construcciones y terrenos, al presentar las cuentas del grupo?

Desconocemos si se ha publicado algún estudio que detalle las empresas que hayan optado por dicha opción o cualquier otra en su formulación de cuentas consolidadas; desde luego no parece que lo hayan hecho ni la CNMV ni la Bolsa de Madrid, por lo que, por falta de datos, no podemos expresar opiniones generales acerca de sus características.

De acuerdo con un artículo publicado recientemente en Observatorio Contable, el efecto en fondos propios de la revalorización de activos en la primera adopción de las NIIF-UE en las sociedades del IBEX 35 (sin considerar entidades financieras) representa sólo un 0,15% de los mismos. De este dato se deduce que deben haber sido muy pocas las empresas del IBEX 35 que se han acogido a esta opción.

De las investigaciones realizadas sí podemos afirmar que no se han acogido a la opción del valor razonable las más importantes empresas constructoras y promotoras inmobiliarias, que son las que, en principio, parece podrían haber visto mejorados sensiblemente sus balances con una revalorización.

En cambio, hemos comprobado que determinadas empresas con activos, digamos, "especiales" han revalorizado los mismos, pero como "valor atribuido" en la primera adopción; es decir, será una revalorización puntual a 1 de enero de 2004, que no será modificada en ejercicios futuros, al tener la consideración de "valor de coste" a partir de ese momento. Como ejemplos podemos citar al Grupo Empresarial Ence, que revaloriza sólo los suelos forestales (representa el 15,3% de los fondos propios según NIIF-UE), y a Pescanova, que además de los terrenos, revaloriza la flota (representa un 45% de los fondos propios según NIIF-UE) y las licencias de pesca con mercado activo.

¿Cómo va a afectar a los profesionales de la valoración la aplicación de esta opción normativa?

Entendemos, por lo dicho anteriormente, que los profesionales de la valoración de terrenos y construcciones no se verán muy favorecidos por la opción del valor razonable, pues aparentemente no va a ser muy utilizada. En cambio, sí podría verse incrementada la demanda de sus servicios para los futuros test de deterioro de cualquier activo o conjunto de ellos (unidades generadoras de efectivo)

Los que, en todo caso, deberían tener un efecto positivo en su actividad son los expertos en valoración de los diferentes tipos de instrumentos financieros (acciones de empresas no cotizadas, derivados, coberturas, etc.), al no ser en muchos casos una opción, sino una obligación, la determinación del valor razonable.

No debe olvidarse que la ausencia de mercados activos y, por tanto, de mercados fiables, debe mitigarse mediante la utilización de modelos y técnicas de valoración de los referidos activos financieros y, decir esto, implica utilizar metodología de valoración, en muchas ocasiones, desconocida por las empresas, tales como CAPM, APT, opciones reales, etc. Además, no se trata de una cuestión puntual. La utilización de estos criterios vinculará a las sociedades no de manera exclusiva al cierre del ejercicio; deberá recogerse en las cuentas los cambios de valor de manera periódica (fechas de presentación de estados intermedios ante determinados organismos, fechas en las que existan reestructuraciones empresariales en seno del grupo, etc.).

¿Cuál es el papel de los auditores ante las tasaciones dado el efecto que optar por este criterio tiene en el patrimonio neto del grupo?

En aquellos casos en que la empresa auditada opte por la opción del valor razonable, o tenga la obligación de considerarlo, el auditor, a falta de una normativa específica en España, debería guiarse por lo indicado en la Norma Internacional de Auditoría (ISA) 545 "Auditing Fair Value Measurements and Disclosures", al no ser suficiente la aplicación de la Norma Técnica sobre Utilización del trabajo de expertos independientes.

En efecto, debe considerarse que, por ejemplo, al auditor no le debe preocupar únicamente la bondad de las valoraciones obtenidas de expertos independientes, que también, sino otros aspectos como: procedimientos y controles utilizados por la empresa auditada (que es la última responsable de sus estados financieros y de las valoraciones en ellas recogidas), razonabilidad de los modelos de valoración e hipótesis utilizadas, voluntad manifestada por la empresa respecto del destino de algunos activos (que puede modificar su forma de contabilización y presentación), los hechos posteriores que confirmen o desmientan hipótesis utilizadas, etc.

En resumen, diremos que el papel del auditor debe ser de "escepticismo lógico", pues siempre debe aplicarlo en todo su trabajo, contrastando con las evidencias oportunas, así como utilizar sus conocimientos y la lógica, en aquellos casos en que se requieran.



Fuente: Newsletter AECA "Actualidad NIC/NIIF" Nº 10 - Noviembre 2006