Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Desde el Instituto estudiamos con detalle el Plan y tratamos de ayudar a que su aplicación no deje lugar a dudas"





Rafael Cámara
Presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE)




 

 

El cambio de Plan General de Contabilidad, con un cambio importante en el marco de conceptos, al poner un mayor énfasis en el balance y en la predicción de flujos de caja, ¿es un avance en la calidad de la información a disposición de los usuarios o no es una necesidad sentida por dichos usuarios?. En caso afirmativo, ¿están las empresas españolas preparadas para este cambio de enfoque?

Es evidente que la adaptación de nuestra normativa contable a la internacional supone un cambio de cultura contable, que pasa de una orientación basada en la protección del patrimonio y acreedores a otra que se dirige fundamentalmente a suministrar la información al mercado.

La reforma supondría un avance en la calidad de la información de haber sido una reforma tal y como muchos esperábamos al emplear un mismo marco contable de información financiera. Esta armonización lleva siendo, sin duda, una necesidad sentida desde hace años, sobre todo por las empresas con un cierto grado de exposición internacional. En este punto ya hemos manifestado nuestras reservas sobre el cumplimiento de este objetivo.

En cuanto a la preparación para asumir con éxito estos cambios, hay que distinguir un grupo de grandes empresas, que ya han superado el proceso de adaptación de sus criterios y sistemas contables por la adopción de las NIIF-UE, del resto, principalmente pequeñas y medianas empresas, que se enfrentan ahora por primera vez a la nueva normativa. Se requiere, por ello, facilitar al máximo a este tipo de empresas la comprensión de los nuevos conceptos y la interpretación de las nuevas normas de registro y valoración. El ICJCE, consciente de esta necesidad, está desarrollando un ambicioso programa de formación. A la fecha, se han impartido cursos a más de 5.200 profesionales de la auditoría y la contabilidad.


¿Cuáles son las principales inquietudes que sus clientes de auditoría les están transmitiendo a ustedes respecto al nuevo PGC?

A nuestro departamento técnico llegan, cada vez con mayor frecuencia, multitud de cuestiones que afectan, sobre todo, al proceso de transición del plan de 1990 al nuevo plan. Como se sabe, es necesario preparar un balance de apertura en el que se recojan los efectos que producen los cambios en los criterios de reconocimiento y valoración. La llamada opción de equivalencia que se recoge en el Real Decreto de aprobación del nuevo PGC es la que plantea mayor número de consultas.

Por otra parte, varios grupos de trabajo creados en el seno del ICJCE están realizando un análisis exhaustivo de la nueva norma y, a la fecha, ya se ha enviado una serie de consultas al ICAC que se consideran prioritarias. Este proceso será permanente hasta que se consiga aclarar al máximo las dudas que plantea la implantación del nuevo PGC.


<<La llamada opción de equivalencia que se recoge en el RD de aprobación del nuevo PGC es la que plantea mayor número de consultas>>

 


¿Qué valoración hace del PGC para Pymes?. ¿Considera que las modificaciones respecto al PGC son suficientes para amoldarse a las posibilidades informativas de estas entidades o se puede producir una sobrecarga informativa en las mismas?, ¿Considera que los usuarios de la información financiera de estas entidades presentan los niveles de información requeridos en dicho PGC para Pymes?

Como es sabido, el PGC de pymes se ha preparado a partir del PGC general, del cual se han eliminado algunas normas de reconocimiento y valoración que se entienden que afectan escasamente a las operaciones habituales de este tipo de empresas, como son, por ejemplo, los relativos a los instrumentos financieros y las combinaciones de negocios.


También se elimina la necesidad de incluir el estado de flujos de efectivo. No obstante, a pesar de estas simplificaciones, pensamos que no se reduce significativamente la carga de trabajo por aplicación del PGC-Pymes. Por ello, no quedan claras para muchos usuarios las ventajas de usar uno u otro plan y se ha roto la unidad contable.

En cuanto a los criterios simplificadores para microempresas, sólo afectan al tratamiento contable del impuesto sobre sociedades y de los arrendamientos. Además, los requisitos para poder cambiar de un "plan" a otro son complicados.

En cualquier caso, el Plan está ya vigente y ahora es preciso que todos los que deben aplicarlo presten la máxima atención para cumplir con las nuevas exigencias y mantener la calidad de la información financiera que se merece el mercado y la sociedad en general.


¿Cree que los nuevos criterios contables, con una mayor carga de interpretación que en el anterior PGC, serán una dificultad importante para la labor de auditoría?, ¿qué consejo le daría a los auditores para afrontarlas?

Las normas, con sus principios y criterios, deben ser claras y evitar interpretaciones que hagan que dos empresas por una misma operación la contabilicen de forma diferente, como puede ocurrir en algún caso con el nuevo Plan, y por eso se prevé que el regulador aclare las dudas que surjan, lo que por otra parte también es habitual en estos procesos. Por eso desde el Instituto estudiamos con detalle el Plan y tratamos de ayudar a que su aplicación no deje lugar a dudas. Es evidente que los auditores españoles van a tener una intensa labor durante este año y el próximo para ayudar a resolver dudas y a mantener la alta calidad de la información financiera que presenta el tejido empresarial en la actualidad. Estoy seguro de que los auditores vamos a utilizar nuestro buen juicio profesional y para ello tendrán la ayuda del departamento técnico del Instituto.


Se está produciendo en los últimos años un importante proceso de revisión de normativa a nivel internacional, en el seno del IFAC, del cuál el ICJCE es el representante español y miembro fundador, ¿podría indicarnos cuál es el objetivo de esta reforma y la estrategia para 2008 de dicho organismo recientemente presentada en Nueva York?

IFAC representa una institución fundamental para la calidad de la información financiera y para consensuar la revisión de normas que se hace necesaria ante la actividad empresarial cada vez más global. Respecto a la estrategia, los miembros de IFAC pretendemos impulsar la emisión de normativa internacional, que las administraciones vayan asumiendo las ventajas de adoptar más que adaptar las nuevas normas, así como divulgar la relevancia de la profesión auditora y su insustituible aportación al desarrollo económico.

<<Los miembros de IFAC pretendemos impulsar la emisión de normativa internacional, que las administraciones vayan asumiendo las ventajas de adoptar más que adaptar las nuevas normas, así como divulgar la relevancia de la profesión auditora y su insustituible aportación al desarrollo económico.>>

 

Desde que ocupa la presidencia estamos viendo a un Instituto de auditores más unido, dinámico y moderno, con un amplio y ambicioso plan estratégico en funcionamiento. ¿Qué logros destacaría del pasado año y cuáles esperan conseguir en el corto, medio y largo plazo?

La profesión auditora puede y debe contribuir al desarrollo económico de nuestro país. Desde el ICJCE creemos que esta profesión, reconocida de interés público, independiente, moderna y con gran futuro, tiene algo que decir y debe ser escuchada en todo aquello que le incumbe, por ejemplo la necesaria y pendiente modernización de la normativa vigente.

Estamos ofreciendo cada vez más servicios a nuestros miembros en el campo técnico, formativo, en la incorporación de nuevos campos de actuación en los que el auditor puede aportar un importante valor añadido, por citar algunos aspectos relevantes. Ese dinamismo va a continuar y la reciente incorporación al Instituto de centenares de jóvenes auditores supone un acicate adicional para seguir esa línea.




Fuente: Newsletter AECA "Actualidad NIC/NIIF" Nº 25 - Marzo 2008