Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "La aplicación del valor razonable boga a favor de la credibilidad y la transparencia, en un mercado muy receloso en el que los inversores exigen más información que nunca"





Emiliano Pozuelo

Jefe de Gestión de la Liquidez de CajaSur

 

La crisis financiera ha cuestionado el modelo de valor razonable, ¿considera que la forma de valorar ha podido contribuir a los efectos de la crisis?.

La falta de transparencia, la enorme productividad de nuevos instrumentos financieros con opcionalidades implícitas insospechadas y la errónea apreciación del riesgo por parte del mercado, entre otros muchos aspectos, ha derivado en la actual crisis de confianza.

El modelo de valor razonable exige, abundante preparación a las empresas, impone un sistema de gestión mucho más ágil, requiriendo un análisis y tratamiento de los riesgos más eficiente, que tome en consideración de manera constante la situación de los mercados.

<<Si en lugar de aplicar el modelo de valor razonable, se valorara a coste sin tener en cuenta en las valoraciones la situación de los mercados, es difícil imaginar la magnitud que habría tenido esta crisis de confianza.>>


En mi opinión, la aplicación del valor razonable boga a favor de la credibilidad y la transparencia, en un mercado muy receloso en el que los inversores exigen más información que nunca. Si en lugar de aplicar el modelo de valor razonable, se valorara a coste sin tener en cuenta en las valoraciones la situación de los mercados, es difícil imaginar la magnitud que habría tenido esta crisis de confianza. La falta de información por parte de los inversores provocaría que tomaran sus decisiones basándose en especulaciones, lo que a mi modo de entender los mercados, provocaría más volatilidad en las cotizaciones e iría en detrimento de la liquidez en el mercado.


¿Cómo trata actualmente el plan de contabilidad de entidades aseguradoras los compromisos asumidos en los contratos de seguros de Vida?

El pasivo de seguros de Vida es muy importante para una aseguradora, conformando la mayor parte de su pasivo. La provisión de seguros de vida representa el valor neto de las obligaciones del asegurador derivadas de los seguros de vida suscritos. Son muy variados los productos comercializados por las aseguradoras, cubriendo las necesidades de protección de sus clientes.

<<La valoración de las provisiones técnicas según el modelo de valor razonable supone un cambio de paradigma de enorme trascendencia en las aseguradoras ya que afecta a la mayor parte de su pasivo y supone un cambio drástico.>>

 

Este pasivo como instrumento financiero es sumamente complejo y aglutina un gran número de opciones y garantías, adicionales a las contingencias cubiertas.

En los seguros de Vida Riesgo lo más importante son las prestaciones garantizadas, consistentes en el pago de un capital al fallecimiento del Asegurado, en los que el importe de la provisión técnica es insignificante si lo comparamos con el capital garantizado.

En los Seguros de Vida Ahorro contratados generalmente a muy largo plazo, cuya prestación es el pago de un capital a la supervivencia del asegurado y en los que la provisión técnica es aproximadamente el valor actual de este capital, cobra una gran importancia el valor de ciertas opciones implícitas en el contrato.


Así por ejemplo, el cliente puede dejar de pagar en cualquier momento el importe de las primas comprometidas y para las que el asegurador planifica previamente su inversión, tiene la opción de solicitar un préstamo a la aseguradora siendo la garantía la provisión técnica, puede pagar primas periódicas durante toda la duración del seguro (¡¡¡¡hasta 47 años!!!) cuya rentabilidad garantizada se pacta a la fecha de efecto del contrato, suele tener derecho adicionalmente a esta rentabilidad garantizada, a un porcentaje del exceso de rentabilidad que la entidad obtenga de la inversión afecta a las provisiones técnicas, sin que en caso de que la aseguradora obtenga pérdidas pueda repercutir al cliente una parte.

Según el plan de contabilidad de entidades aseguradoras y el Reglamento de Ordenación y Supervisión del Seguro Privado, la aseguradora cuantifica las provisiones técnicas aplicando el principio de prudencia, mediante unos márgenes de seguridad implícitos en el tipo de descuento de las prestaciones y en la determinación de la probabilidad de ocurrencia de estas prestaciones.

El tipo de descuento será como máximo de aproximadamente el 60% de los tipos de interés medios de los bonos del estado a medio y largo plazo. No obstante si la aseguradora afecta activos y cumple determinados requisitos puede elevar el tipo de descuento. Este tipo de descuento no refleja la situación de los mercados de capitales en cada momento, sino que suele ser mucho menor que la curva de tipos de mercado.

En cuanto a la determinación de la probabilidad de ocurrencia del fallecimiento o supervivencia cubiertos, ésta se determina incluyendo un margen de prudencia en función de la experiencia estadística del sector y es normal que se renueve cada 10 años, no reconociendo inmediatamente los cambios que se produzcan en la esperanza de vida.

Por último, las opciones financieras incluidas en los contratos no se valoran explícitamente, sino que se consideran incluidas en los márgenes mencionados previamente.


¿Cómo afecta la valoración a valor razonable a las provisiones técnicas de seguros de Vida?

La valoración de las provisiones técnicas según el modelo de valor razonable supone un cambio de paradigma de enorme trascendencia en las aseguradoras ya que afecta a la mayor parte de su pasivo y supone un cambio drástico. Cabe destacar que supone usar tipos de interés de mercado, estimar la probabilidad real de ocurrencia de las prestaciones sin márgenes de seguridad, incluir explícitamente el coste de las opciones incluidas en los contratos y añadir una prima de riesgo de mercado para los riesgos técnicos.

Si la aseguradora ha afectado a las provisiones técnicas activos financieros de similar duración, los movimientos en los tipos de interés de mercado no impactarán demasiado en el balance de la entidad.

La determinación de la probabilidad real supone aplicar tasas de mortalidad que además de no incluir recargo de seguridad se deben ajustar a la población objeto de aseguramiento, y renovar cuando no reflejen adecuadamente la probabilidad real. Esto supone una constante renovación por parte de la aseguradora y vigilancia por parte del supervisor de que las tasas usadas cumplen su cometido.

El reto más importante estriba en la valoración de las opciones implícitas, que normalmente se hallan "fuera de dinero" y en la determinación de la prima de riesgo de mercado para los riesgos técnicos. Su cálculo requiere la combinación de técnicas cuantitativas, aplicadas en la valoración de opciones financieras y técnicas actuariales, usadas en la valoración de seguros, lo que supone la formación de los profesionales que actualmente se encuentran especializados en uno u otro campo.

Supondrá un trasvase desde el pasivo a los recursos propios, más volatilidad en estos últimos y transparencia. No obstante, en algunos casos las opciones implícitas pueden ser tan cuantiosas que los márgenes antes mencionados resulten inferiores, por lo que el impacto en los recursos propios de aplicar este modelo es difícil de determinar.

A su juicio, ¿el proyecto de seguros del IASB ha concluido o necesita algún ajuste?

Aunque aún no se ha impuesto en España, con la adopción de los IFRS en 2005 las aseguradoras pasaron del modelo de valor de coste al de mercado. Las aseguradoras son el mayor inversor institucional y su balance se compone fundamentalmente de activos y pasivos financieros, por lo que cualquier cambio en los métodos de valoración de instrumentos financieros supone un enorme impacto en el sector.

El pasivo de seguros no cotiza en mercado regulado y por regla general no se puede replicar con instrumentos cotizados, lo que obliga a aplicar el 3º de los métodos propuestos en el año 2000 por el Joint Working Group of Standard Setters, mencionado por el profesor doctor Felipe Herranz Martín, en su entrevista en AECA sobre modificaciones de la IAS 39 y la IFRS 7.

La valoración de los riesgos cubiertos por los contratos de seguro y el gran número de opcionalidades implícitas en los mismos es de tal complejidad que el IASB no tuvo más remedio que proceder en su Proyecto de Seguros en dos fases.

La primera fase culminó con la publicación de la IFRS 4 sobre contratos de seguro en 2004, y en un sentido más amplio con la adopción de la IAS 32 y 39.

La fase dos en la que ahora nos encontramos comenzó después de la publicación de la IFRS 4 y persigue determinar la valoración de las provisiones técnicas. El IASB se ha planteado dos enfoques para su valoración.

El primero conocido como "entry value approach" refleja el precio en primario y se refiere al que establece la aseguradora al vender el producto a sus clientes.

El segundo conocido como "current exit value" se refiere al precio en mercado secundario y consiste en el precio por el que la aseguradora transferiría a otra los compromisos asumidos con el contrato de seguro.

Ha cobrado fuerza el método de valor de salida, el cual se ha descrito en el Discussion Paper publicado en 2007. Las características más importantes del current exit value son las que ya he mencionado para el valor razonable de las provisiones técnicas.

En el mes de junio 2009 el IASB ha publicado un Discussion Paper sobre la consideración del riesgo de crédito en pasivos, ¿cómo cree que afecta a las provisiones técnicas de seguros de vida?


Me alegra que me haga esta pregunta, precisamente es una de las grandes diferencias entre la postura del IASB y la del CEIOPS o comité de supervisores de seguros y pensiones en la Unión Europea.

Este último en el ámbito del proyecto Solvencia II para la renovación del sistema de supervisión de aseguradoras y determinación de los recursos propios mínimos, no admite en modo alguno la consideración del spread de crédito de la aseguradora en la valoración de las provisiones técnicas.

 

<<El reto más importante estriba en la valoración de las opciones implícitas, que normalmente se hallan "fuera de dinero" y en la determinación de la prima de riesgo de mercado para los riesgos técnicos. >>


En cambio, el IASB aún no ha determinado en qué medida se tendrá en cuenta este spread de crédito.

Esta decisión es de enorme importancia debido al peso del pasivo de seguros en el balance de la aseguradora. Se puede argumentar a favor de la postura del CEIOPS que de considerar el spread de crédito de la aseguradora en la valoración de sus propios compromisos, en caso de empeorar su calidad crediticia se produciría un incremento en su resultado, sin que los clientes exijan normalmente una rentabilidad mayor. En cambio se puede argumentar a favor de la segunda postura que este pasivo es el activo de "alguien", y si la aseguradora cancelara su pasivo, el precio que debería de pagar debería ser el mismo que considera su poseedor.

En cualquier caso por muchos motivos para la aseguradora es muy importante que la cuantificación de los recursos propios disponibles que cuantifica el supervisor coincida con la que se contabilice.

Usted escribió el libro "Fair Value de las provisiones técnicas de los seguros de vida" editado por la Fundación Mapfre. ¿Qué conclusiones fundamentales se derivan de la misma y en qué medida pueden contribuir a resolver los problemas que hoy se está planteando el regulador?

Uno de los problemas a que se enfrenta el regulador es la complejidad de obtener estimaciones consistentes con el mercado de pasivos y activos ilíquidos, que cuenten con un gran número de opciones y garantías implícitas, así como la regulación del necesario control, gestión y valoración del riesgo inherente.

Este trabajo supone la conciliación entre las técnicas cuantitativas aplicadas en la valoración de opciones financieras y las técnicas actuariales aplicadas en la valoración, gestión y control de riesgos. La tesis aporta sobre el estado del arte, una propuesta de modelo cuantitativo para la valoración de la aseguradora que toma en consideración de manera simultánea el activo y el pasivo, imputando de manera explícita el coste de las opcionalidades implícitas y asignando un valor objetivo a los riesgos técnicos y financieros de la entidad. Asimismo proporciona un método numérico para que el modelo resulte de aplicación en grandes aseguradoras con enormes bases de datos que harían prohibitiva la aplicación de ecuaciones diferenciales estocásticas.

Este modelo pretende ser general y aplicable a otras entidades financieras como Bancos, Cajas y Entidades de Crédito.

¿Qué dificultades está entrañando la puesta en marcha del Plan Contable de entidades aseguradoras en España?

Como he comentado antes el pasivo de seguros se sigue registrando mediante la aplicación del principio de prudencia, por lo que el cambio que entraña el nuevo Plan Contable de entidades aseguradoras ha sido más importante en el activo.

El trabajo más laborioso ha sido principalmente la clasificación dentro de las distintas carteras posibles de activos financieros, activos a valor razonable con cambios en PyG, en disponibles para la venta, inversiones mantenidas a vencimiento, préstamos y partidas a cobrar o participaciones en asociadas. Esta labor crece en complejidad si tenemos en cuenta que debe ser consistente con el pasivo asociado y que ha llegado en un momento muy complicado de mercado.

En los momentos actuales de distress financiero, en los que el Euribor es un mero ejercicio teórico, con el margen entre el precio de oferta y demanda por las nubes en los mercados de valores, difícilmente se pueden obtener valoraciones realmente de mercado de instrumentos financieros. Las valoraciones crecen por tanto en subjetividad y complejidad, siendo preciso arbitrar soluciones consensuadas.

Una de las alternativas de valoración, en la que durante mucho tiempo ha habido consenso es el coste de adquisición. Pero si cada activo es adquirido y cada pasivo emitido en un momento diferente del tiempo, difícilmente puede ser "de consenso" su valor de contabilización en cada cierre.


Fuente: Newsletter AECA Nº 40 - Junio 2009