Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Los productos derivados se pueden usar eficazmente para gestionar riesgos que de otra manera no sería posible cubrir"





David Hillier


Leeds University Business School, University of Leeds, UK

 

España se encuentra en una fase de fuerte destrucción del tejido empresarial, con un cambio brusco del ciclo económico y graves problemas de financiación empresarial tras una época de aumento excepcional del endeudamiento ¿Cómo podemos reemplazar este crédito pasado? ¿Qué otras nuevas fuentes de financiación se pueden seguir?

En el pasado reciente, España ha seguido una estrategia no diversificada consistente en apoyar aquellos sectores que aportaban el crecimiento económico mayor en aquel momento. Esto ha provocado una economía desequilibrada siendo necesario un enfoque más diversificado en la economía española en el futuro. El gobierno español debería establecer como objetivo para los próximos diez años una tasa de crecimiento del PIB significativamente más modesta y sostenible y diversificar en sectores nuevos que suministren recursos para financiar el déficit público en el que se ha incurrido recientemente. Una cosa es cierta, no hay una rápida herramienta ni una panacea universal que resuelva los problemas económicos de España. La diversificación de la economía a través de inversión orientada debería estar acompañada de una gradual reducción del gasto público. Creo firmemente que una fuerte reducción del gasto público por el gobierno español sería excepcionalmente dañina para las expectativas de recuperación que el país pueda tener.

Ante esta restricción del crédito, la solución que ha planteado nuestro gobierno para desbloquearlo y facilitar su acceso para las Pymes y los autónomos es una especie de banca pública a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), entidad pública empresarial, que tiene consideración de Agencia Financiera del Estado. El ICO concederá créditos al tejido empresarial por importe de 200.000 euros como máximo, asumiendo el riesgo de la operación íntegramente (y por tanto el Estado). ¿Qué opinión le merece esta iniciativa?

El apoyo estatal es sólo eficaz cuando existe una necesidad social en una inversión concreta y el mercado no desea o es incapaz de financiar la inversión. Con expansión monetaria, Europa tiene suficiente efectivo y de esa manera la financiación debería centrarse en aquellas áreas que no son actualmente atractivas para los inversores pero donde existe una necesidad social. Si hay un caso de negocio sólido, la financiación debería ser concedida a las Pymes y compañías que inician sus actividades en sectores que son viables, en crecimiento y fuente de futuros ingresos. El énfasis debería estar en diversificar la economía más que en reforzarla en un sector tradicional.

Un problema importante en España es la carencia de una cultura emprendedora al margen de las grandes ciudades. Esto necesita cambiar si se quiere conseguir crecimiento y el primer lugar donde mirar es la educación superior. La educación superior en España podría captar un mercado significativo en el mercado internacional de estudiantes de pago si a las universidades se les permitiese abrirse a las verdaderas oportunidades del mercado que encaran. Si el sector educativo superior en España llegara a ser menos dependiente de la financiación pública y más emprendedor por sí mismo, atraería un número excepcionalmente elevado de estudiantes de países castellano parlantes que desean estudiar en Europa pero que no cumplen el requisito del dominio del inglés. Australia y el Reino Unido son ejemplos de países donde la educación superior ha llegado a ser un sector por propio derecho y España debería imitar su modelo. Esto traería muchos beneficios al país y conduciría a una recuperación económica desde la base.


<<Australia y el Reino Unido son ejemplos de países donde la educación superior ha llegado a ser un sector por propio derecho y España debería imitar su modelo.>>


Recientemente el Banco de España publicaba los datos sobre créditos dudosos, reflejándose que las provisiones por deterioro no alcanzan actualmente el volumen de activos dudosos existente en nuestras entidades financieras: una situación preocupante tras niveles de provisión máximos en 2003. ¿Considera suficientes herramientas como el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para revertir esta situación? ¿Qué otras medidas se han de tomar?


Las provisiones por deterioro son para préstamos que se convierten en dudosos en el próximo año, mientras el nivel total de activos de dudoso cobro podría extenderse por un periodo más prolongado. En la medida en que la provisión para préstamos dudosos sea apropiada durante el calendario esperado de previsión de insolvencias en las que un banco puede incurrir en un periodo concreto, no creo que esto sea algo que debiera preocuparnos. Obviamente, el nivel de activos dudosos es excepcionalmente importante pero ésta no es la cuestión que se pregunta.

Las propuestas iniciales y borradores de la nueva regulación internacional sobre recursos propios, conocida como Basilea III, cuya entrada en vigor está prevista para finales de 2012, reflejan que la necesidad de contar con más capital y de mejor calidad limitará la rentabilidad y los dividendos de las entidades. ¿Cree que los nuevos requisitos de recursos propios cambiarán el panorama de la industria bancaria mundial.

<< La nueva regulación bancaria situará el riesgo en el frontal de las actividades bancarias y esto forzará a los ejecutivos a cambiar sus funciones como individuos así como el objetivo corporativo.>>

 

Claramente, la tiene. El sector bancario ha sido poblado con ejecutivos entrenados para maximizar los beneficios como primera prioridad. Nosotros hemos asistido a un cambio muy sustancial hacia la gestión del riesgo como primer objetivo, condicionado a que los beneficios se realicen. La nueva regulación bancaria situará el riesgo en el frontal de las actividades bancarias y esto forzará a los ejecutivos a cambiar sus funciones como individuos así como el objetivo corporativo. No se maximizará más la dimensión de la cartera crediticia sino, en su lugar, gestionar adecuadamente el riesgo, condicionándolo a ser rentable. Esto puede significar que nacerá una nueva clase de banqueros que tenga la agudeza comercial de sus predecesores pero la prudencia que se requiere para el nuevo paradigma en política bancaria.


Uno de los mayores problemas de la banca en esta tormenta financiera que viven los mercados de gran parte del mundo ha sido la pérdida de confianza, tanto de clientes particulares como de inversores.


Desde el Banco de España se declara como requisito imprescindible para solventar este problema el ser claros y transparentes sobre la situación del sistema financiero español, sobre todo las entidades individuales, que deben explicar al mercado cómo están afrontando todos sus riesgos. ¿Cree que se puede avanzar más en materia de transparencia?

La transparencia no significa nada sin individuos u organizaciones haciendo preguntas y haciendo a las compañías responsables por sus acciones. La transparencia, en sí misma, es irrelevante si no va acompañada con responsabilidad. Me gustaría ver exactamente el mismo esfuerzo en presionar a los accionistas institucionales de las compañías (en concreto, los bancos) y que expliquen por qué ellos no están haciendo preguntas sobre las compañías (y bancos) en las cuáles están invirtiendo.

 


<<Los productos derivados se pueden usar eficazmente para gestionar riesgos que de otra manera no sería posible cubrir. Al igual que un cuchillo se puede emplear para cortar carne y alimentarse, al mismo tiempo se puede emplear para matar a otra persona; los instrumentos financieros derivados se pueden emplear también para lo bueno o para lo malo.>>


Entre los comentarios más habituales sobre qué o quiénes tienen culpa de la crisis financiera, muchos señalan a los instrumentos financieros innovadores como los CDS (Credit Default Swaps) -seguros contra impago de deudas-, hasta el punto que hace poco leímos que la UE está estudiando prohibir su uso, dado el carácter puramente especulativo que se le da en muchas operaciones. ¿Le parece adecuado prohibir este tipo de productos financieros?


Definitivamente no creo que productos tales como los CDS se debieran prohibir. Los productos derivados se pueden usar eficazmente para gestionar riesgos que de otra manera no sería posible cubrir. Al igual que un cuchillo se puede emplear para cortar carne y alimentarse, al mismo tiempo se puede emplear para matar a otra persona; los instrumentos financieros derivados se pueden emplear también para lo bueno o para lo malo. La actividad especulativa destructiva, solamente emprendida para hacer beneficios a corto plazo, sin considerar el impacto que tiene en la sociedad se debería prohibir, no así los productos derivados, ¿Se imaginaría prohibir los cuchillos de cocina?


Fuente: Newsletter AECA Nº 49 - Abril 2010