Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Las cooperativas tendrán que reclasificar el capital social..."





Ricardo J. Server


Catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia
Presidente de la Comisión de Contabilidad de Cooperativas de AECA




 

Recientemente se han publicado unas nuevas normas contables para el sector cooperativo ¿se prevé que supongan un gran cambio en las prácticas seguidas hasta la fecha?

Las Normas sobre los aspectos contables de las sociedades cooperativas, recientemente aprobadas mediante la Orden EHA336/2010, del 21 de diciembre, han venido motivadas por la necesidad de adaptación de las anteriores Normas (Orden ECO/3614/2003) al actual Plan General de Contabilidad (PGC), aprobado por el R.D. 1514/2007, del 16 de noviembre.

La aprobación del nuevo PGC exige la modificación de los desarrollos reglamentarios del precedente PGC de 1990 y, entre otras normas, afecta en particular a las citadas Normas contables de cooperativas que por razón del sujeto contable fueron aprobadas en la citada Orden ECO del 2003.

En la medida en que el actual Plan General de Contabilidad ha supuesto un gran cambio, las actuales Normas lo han supuesto también en aquellos aspectos en los que éste lo ha requerido, en lo restante, podemos afirmar que son unas normas continuistas con las elaboradas en 2003.

¿Cuáles son, a su juicio, las principales novedades?

Sin lugar a dudas los criterios de delimitación entre patrimonio neto y pasivo que se han desarrollado en las Normas primera a quinta.

Así, la Norma primera delimita el patrimonio neto y la segunda desarrolla el concepto de Capital social cooperativo, su calificación, y valoración como fondos propios, instrumento financiero compuesto o pasivo financiero, así como el tratamiento de la remuneración asociada al citado capital; basándose el criterio delimitador entre dichas categorías de capital en la obligación frente al socio de la cooperativa. En relación a lo antedicho, la Norma tercera califica como fondos propios aquellas aportaciones que no sean reintegrables y que no sean percibidas por la cooperativa en contraprestación de bienes o servicios prestados a los socios por la misma.

Paralelamente y referidos a los fondos de reserva específicos, la distinción a efectos contables entre patrimonio neto y pasivo viene determinada por si es o no exigible al socio, respectivamente.

<<Las principales novedades son los criterios de delimitación entre patrimonio neto y pasivo que se han desarrollado en las Normas primera a quinta.>>

 


Estos nuevos criterios pueden entrar en contradicción con el primer "principio cooperativo", Adhesión voluntaria y abierta, en el sentido de que en el caso de que no se delimite en los estatutos la posibilidad de rehusar incondicionalmente a la aportación efectuada, no tendría calificación de fondo propio debido a su carácter exigible, debiendo ser considerado como pasivo.


¿La aplicación de estas nuevas Normas contables van a suponer un gran coste para las cooperativas?

Sí en lo referente a la clasificación entre patrimonio neto y pasivo. Las cooperativas tendrán que reclasificar el capital social y, en algunos casos, otras partidas si, cuando lo permita su respectiva Ley de Cooperativas, no modifican sus estatutos para incorporar un derecho de la cooperativa a rehusar incondicionalmente el reembolso de las aportaciones a capital social. En este sentido, en la última etapa de 2010 hemos asistido a la reforma de gran parte de las leyes de cooperativas autonómicas para que éstas puedan modificar sus estatutos si así lo deciden.

En cuanto al coste de implantación de esta nueva normativa contable, los criterios de clasificación entre patrimonio neto y pasivo sí añaden complejidad como se puede observar en los anteriores comentarios.

Así por ejemplo se introduce explícitamente el caso de los instrumentos financieros compuestos, en la medida en que las aportaciones a capital social incluyan al menos, un componente de patrimonio neto y un componente de pasivo financiero, no obstante la norma llega a soluciones pragmáticas, sin menospreciar sus fundamentos conceptuales.


¿Pueden tener alguna repercusión en la factura fiscal los cambios en materia contable que se van a producir?

No se prevé que tenga una repercusión fiscal importante. Las posibles diferencias que puedan surgir, por ejemplo en los gastos financieros, no tendrán mucho efecto al encontrarnos ante una Norma fiscal específica para cooperativas (Ley 20/90) con supuestos especiales de gastos deducibles.


¿Se armonizan las Normas contables cooperativas con los criterios contables internacionales?

Efectivamente, la motivación de las nuevas Normas sobre los aspectos contables de las sociedades cooperativas es adaptarse al actual PGC y éste a la vigente normativa contable europea que ha adoptado las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF). No cabe duda que en el proceso de elaboración se ha tenido que interpretar el PGC en el marco de las NIIF, principalmente la NIC 32, NIC 39 y la CINIIF 2.


La Comisión de contabilidad de cooperativas ha publicado dos documentos hasta la fecha, ¿cuál es la contribución de estos documentos a la práctica de estas entidades?

<<Los documentos contables que elabora la AECA tienen como finalidad básica el que sean de utilidad práctica para su aplicación a los distintos sujetos contables.>>

 

Los documentos contables que elabora la AECA tienen como finalidad básica el que sean de utilidad práctica para su aplicación a los distintos sujetos contables. Este criterio es el que se ha utilizado en la elaboración de los dos documentos que la Comisión de contabilidad de cooperativas ha publicado hasta el momento.

El primer documento "Fondos propios en cooperativas" fue publicado en diciembre de 2009, los ponentes del mismo han sido Fernando Polo y Horacio Molina que han elaborado un documento muy profundo y han sabido anticipar la respuesta a muchos de los problemas que se pueden plantear. He de decir que dicho Documento se ha tomado como referencia a la hora de elaborar las actuales Normas, aunque la contribución no queda ahí, es un documento para profundizar en muchas cuestiones que en la Norma quedan de forma más sucinta.


El segundo documento, sobre el Fondo de Educación y Promoción, cuyos ponentes hemos sido Manuel Cubedo, Fernando Polo y yo mismo, y ha sido publicado el pasado mes de noviembre aborda desde posiciones conceptuales el desarrollo contable de las principales operaciones de dicho Fondo, igualmente el borrador del mismo ha servido de premisa para la nuevas Normas contables de cooperativas.

En ambos documentos se incluyen ejemplos de aplicación y se desarrollan aspectos relacionados con la presentación en cuentas anuales y la información a revelar.


¿Cuáles son los próximos documentos que prevén emitir?

Esperamos poder publicar próximamente el Documento sobre el Resultado de las cooperativas, que en estos momentos están trabajando los ponentes en un segundo borrador ya que la singularidad de los tipos de resultado le confiere una importante complejidad.

Después de éste Documento se incorporará en la agenda de trabajo de la comisión aquellos aspectos que requieran un estudio pormenorizado y que sean de interés tanto desde el punto de vista contable y/o económico-financiero para las cooperativas.


Fuente: Newsletter AECA Nº 57 - Enero 2011