Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Una importante alternativa a la financiación bancaria se encuentra en los mercados de valores"





Oriol Amat


Catedrático de la Universitat Pompeu Fabra (UPF)
Consejero de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)




 

Usted siempre se ha mostrado defensor de un libre mercado bien regulado ¿Cree que hemos escarmentado y que esta crisis acabará de una vez con la ingeniería financiera, malas praxis y falta de transparencia?

Esta última crisis nos ha enseñado valiosas lecciones respecto de las limitaciones de la autorregulación en los mercados financieros y, gracias a ella, hemos iniciado acciones normativas de gran interés a nivel global y especialmente en la UE. Sin embargo, creo que no puedo ser muy optimista a la vista de los resultados obtenidos hasta la fecha, pues el proceso está siendo más lento de lo esperado.

No cabe duda que las materias que se tratan de regular son enormemente especializadas y técnicamente complejas y que además, antes de emitir normas, es necesario realizar estudios de impacto económico. Pero también es cierto que el propio paso del tiempo y la dificultad en ocasiones para alcanzar consensos a nivel internacional, debido a la diversidad de intereses, no favorecen la reforma regulatoria que la crisis demanda.

En cualquier caso, hemos logrado importantes avances en aspectos concretos de la regulación financiera (agencias de rating, requisitos de capital para las entidades financieras, mayor transparencia en los mercados de valores, etc.) y se ha reforzado la supervisión financiera. Así, en la UE, se han creado nuevas autoridades supervisoras para la banca, seguros y mercados de valores y se ha reforzado la supervisión del riesgo sistémico. Un cambio parecido se ha producido en EEUU, donde se ha reforzado de forma notable la supervisión de la estabilidad del sistema financiero.


¿Cree que hay que poner coto y regular y supervisar más a las agencias de calificación? ¿Hasta que punto tienen más culpa que las autoridades europeas?

Los fallos del sistema financiero han sido múltiples y variados, no solo de las agencias de calificación crediticia. Pero las agencias de rating no pueden ocultar su grado de responsabilidad en el origen de la crisis. No solo otorgaron calificaciones máximas a productos que posteriormente demostraron no ser excesivamente solventes, sino que evidenciaron que su modelo de organización adolece de importantes conflictos de interés.
La solución a los conflictos de interés inherentes a su modelo de negocio no es sencilla, y pasa en cualquier caso por la transparencia y difusión de mayor información. Las agencias pasan ahora a ser entidades supervisadas que deben registrarse para poder realizar su actividad. Por otra parte, en lo que se está avanzando también es en tratar de reducir la excesiva dependencia regulatoria de las calificaciones que emiten estas agencias, tal y como se está impulsando desde el FSB (Comité de Estabilidad Financiera). Otras propuestas que han aparecido van destinadas a favorecer la competencia en este sector.

<<Los fallos del sistema financiero han sido múltiples y variados, no solo de las agencias de calificación crediticia.>>



En España la financiación bancaria sigue representando el 80% de la financiación de nuestras empresas, ¿qué solución hay a la persistente falta de crédito que proporcionan?

Es cierto que en España la financiación bancaria representa un porcentaje mayor sobre la financiación empresarial comparado con otros países de nuestro entorno. Ello, en un entorno de restricción crediticia, puede dificultar notablemente el acceso a la financiación de las empresas.

Una importante alternativa a la financiación bancaria se encuentra en los mercados de valores. El pequeño tamaño medio de las empresas españolas junto con la falta de una cultura financiera en este sentido han provocado que el recurso a los mercados de valores ni siquiera se contemplara en multitud de ocasiones pero es una salida natural a los problemas de financiación. Si nos ceñimos a los instrumentos de renta variable, en España tenemos el Mercado Alternativo Bursátil en el que cotizan empresas de tamaño medio y pequeño a un coste inferior a la bolsa de valores tradicional, ya que no es un mercado regulado sino un sistema multilateral de negociación al que no se le aplican estrictamente las mismas normas en diversas materias como folletos, opas o información financiera sino una versión más flexible de las mismas que tiene en cuenta las especiales características de las empresas que cotizan ahí. Y es la propia sociedad gestora de este mercado quien realiza la supervisión directa del cumplimiento de estas normas.


Desde que empezó la crisis financiera se han producido periódicamente ciertas polémicas referidas a las normas contables o de información financiera y, muy específicamente, al valor razonable y su posible papel en la génesis de la crisis, ¿qué opinión le merecen estos comentarios?


<<en España tenemos el Mercado Alternativo Bursátil en el que cotizan empresas de tamaño medio y pequeño a un coste inferior a la bolsa de valores tradicional
>>


Es cierto que determinados agentes económicos e incluso políticos han querido achacar al valor razonable una cuota de responsabilidad en la crisis financiera e incluso se ha pretendido su abolición o al menos suspensión. Creo que estas enmiendas a la globalidad no estaban justificadas e incluso, en algunos casos, pretendían solucionar problemas financieros de determinadas entidades aplicando políticas contrarias a la transparencia. Las normas contables pretenden mostrar lo más fielmente posible la realidad económico-financiera de las entidades y lamentablemente esta realidad es procíclica en sí misma.
Dicho esto, sí que hubo cierto consenso en que la aplicación de las reglas relativas al valor razonable debían modularse y mejorarse para evitar ciertos problemas que pudieron observarse con ocasión de la crisis. Un ejemplo de ello fue la dificultad de estimar el valor razonable cuando los mercados en los que se negociaban determinados instrumentos financieros devinieron ilíquidos.
En este sentido, el IASB, organismo internacional encargado de emitir las NIIF (Normas Internacionales de Información Financiera) fue sensible a estas demandas y para atenderlas emitió diversas normas o mejoras de las ya existentes. A la sensación de urgencia inicial (en parte provocada por algunas creencias injustificadas en que no mostrar la realidad evitaría o solucionaría algún problema) le ha seguido un periodo más sosegado en el que las nuevas normas, que en algunos aspectos son muy novedosas, no van a emitirse de forma definitiva hasta que todas las opiniones relevantes hayan sido tenidas en cuenta.


Fuente: Newsletter AECA Nº 64 - Septiembre 2011