Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "La necesidad de una mayor transparencia es una de las lecciones más claras de esta crisis"





Eduardo Gómez Bernat


Presidente de Grant Thornton



 

Grant Thornton mantiene una posición de liderazgo como asesor registrado y firma auditora del mercado alternativo de Londres (AIM), y en España, ayudan a las empresas a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). En los difíciles momentos que vivimos ¿qué ventajas puede tener este mercado para las Pymes?

Efectivamente la experiencia adquirida en mercados alternativos de todo el mundo, nos ha permitido posicionarnos como expertos en el MAB. Creemos que es un mercado con varias ventajas para las PYMES en crecimiento. La primera y más relacionada con la situación actual es que se trata de una alternativa de financiación en un momento en el que muchas empresas encuentran cerrado el grifo de otras fuentes de capital más tradicionales. Tiene además la ventaja adicional de poder mantener el control sobre la propia empresa, que es la que marca el límite de capital cotizado. La imagen y el prestigio son también factores importantes. Salir al MAB supone incorporarse a un club de empresas dinámicas que operan en sectores innovadores y de alto valor añadido, así como una garantía de transparencia y fiabilidad de la información.


Como expertos en las áreas de auditoría, asesoramiento financiero y fiscal en todo el mundo, ¿qué aspectos esenciales deberían considerar y revisar las empresas para ayudar a afrontar esta crisis?


A estas alturas la mayor parte de las empresas que han sobrevivido a la crisis han aplicado ya la mayor parte de las medidas clásicas para adaptarse a la nueva situación: reducción de costes, ajustes de plantilla, búsqueda de nuevos mercados… Sin embargo nuestros estudios confirman una realidad en la que la reducción de la demanda, la falta de circulante y el difícil acceso a la financiación siguen atenazando el crecimiento de las empresas. Desgraciadamente, nadie tiene la fórmula mágica para salir de esta situación pero desde nuestra firma ayudamos a las empresas desde diversos frentes. Con la auditoría aportamos transparencia y garantía sobre los estados financieros, algo muy importante de cara a las instituciones de crédito o a los inversores, pero también para la propia empresa que tiene que tomar decisiones basadas en datos fiables y reales y que se beneficia de los procesos de revisión y de la opinión externa que supone una auditoría. Desde las áreas de asesoramiento facilitamos a las empresas la optimización en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y las acompañamos en todos aquellos procesos de crecimiento como fusiones, adquisiciones o salidas a bolsa que pueden resultar movimientos inteligentes en estos momentos de crisis. Por supuesto, también estamos aquí para ayudar a las empresas en la refinanciación y reestructuración de la deuda, aspectos de máxima vigencia en la actualidad.


<<
Estamos pendientes de las adaptaciones sectoriales del nuevo PGC, que ya han visto o verán la luz próximamente en tres casos: concesionarias, cooperativas y entidades sin ánimo de lucro.>>



En su publicación Aspectos financieros y fiscales para 2011 daban cuenta de la abundancia de novedades normativas que traía este año, clarificando varios aspectos contables, fiscales y financieros a tener en cuenta. ¿Qué nos puede adelantar para 2012?

En este momento no hay novedades contables adicionales a las que ya analizamos en nuestra publicación. Estamos pendientes de las adaptaciones sectoriales del nuevo Plan General Contable, que ya han visto o verán la luz próximamente en tres casos: concesionarias, cooperativas y entidades sin ánimo de lucro.

Internacionalmente, está en marcha el debate sobre nuevas normativas dirigidas a incrementar la transparencia en un contexto de respuesta a la crisis financiera.

Por ejemplo, se está considerando la posibilidad de incluir en el balance de las empresas los contratos de alquiler asimilándolos a los contratos de arrendamiento financiero. Nuestros estudios indican que muy pocas empresas conocen este posible cambio pese a que supondría una auténtica revolución contable. Calculamos que, por ejemplo, en EEUU las obligaciones de las compañías en materia de leasing superan ampliamente el PIB del país, y en su mayor parte no aparecen reflejadas en los balances. Si bien la dirección es positiva, puesto que busca que los usuarios de información financiera tengan una visión más clara de las obligaciones que afronta una empresa, la magnitud del cambio exige una reflexión profunda y tranquila. En Grant Thornton estamos contribuyendo a este y otros debates similares con la idea de lograr la mayor trasparencia con la menor complejidad posible para las empresas.

En cuanto el terreno fiscal, sí esperamos importantes novedades fiscales durante el año 2012, pero en este momento y hasta que el nuevo gobierno se constituya y dé a conocer sus medidas no podemos adelantar nada.

También entre sus publicaciones se encuentra el "informe de transparencia", que constituye una declaración pública a empresas, comités de auditoría, inversores, reguladores y a la sociedad en general, de su compromiso de proporcionar servicios de auditoría de la máxima calidad. ¿Se ha convertido la transparencia en el factor clave para la auditoría en esta etapa de crisis que vivimos?

La necesidad de una mayor transparencia es una de las lecciones más claras de esta crisis. Y puesto que nuestra tarea es la de garantizar la fiabilidad de la información financiera es lógico que estemos entre los primeros en aplicarnos la lección, no sólo para cumplir la normativa, sino por pleno convencimiento.


<<La necesidad de una mayor transparencia es una de las lecciones más claras de esta crisis.>>


Por eso nos hemos tomado muy en serio la obligación de realizar un Informe de Transparencia con la intención de que fuera un instrumento útil y riguroso en el que todos aquellos interesados en nuestra firma puedan ver qué procesos usamos para asegurar la calidad y la independencia, cuáles son los ingresos de nuestra actividad o a qué empresas de interés público auditamos las cuentas, entre otras cosas. Creemos que se trata de información relevante que da contenido a un concepto de transparencia, que en ocasiones se utiliza más como palabra talismán.

En todo caso el Informe de Transparencia es sólo una parte, y me atrevería a decir que no la más importante, de un proceso de mejora de nuestra profesión que nos está reclamando la sociedad. El verdadero reto está en conseguir que nuestro trabajo sea aún más útil para la sociedad. En este sentido la transparencia juega un papel muy importante para conseguir, por ejemplo, informes más claros y concisos o para explicar de una manera más exhaustiva cómo alcanzamos nuestras opiniones de auditoría.


La profesión de auditoría ha experimentado recientemente una modificación relevante como ha sido la publicación de la ley de auditoría de cuentas y se acaba de publicar el reglamento que desarrolla la misma. ¿Cuál es su valoración de esta reforma? y ¿cuáles los aspectos más importantes de la misma y los que generan mayor controversia?

La reforma de la ley de auditoría era fundamental para converger con el resto de Europa y además se realizó con el consenso de todas las partes implicadas por lo que nuestra valoración no pudo ser más positiva. El presente y el futuro de la economía, y por tanto de la auditoría, es global, por lo que los avances en convergencia normativa son fundamentales.

En cuanto al reglamento, desafortunadamente no ha contado con el consenso adecuado. Hay aspectos que nos gustaría ver modificados o adaptados, de forma que podamos seguir apoyando la confianza y la transparencia de los mercados.


¿Considera excesivamente concentrado el mercado de auditoría en las empresas que cotizan en el mercado de valores? En caso afirmativo, ¿cómo podría ganarse mayores cotas de competencia?

La concentración es un hecho y es un problema que hay que solucionar, nadie lo discute. La Comisión Europea está trabajando en la elaboración de una nueva regulación para la profesión. A los auditores no nos asusta este debate. Siempre estamos abiertos a mejorar nuestra actividad.

Pero todo esto no debe desviarnos de aquello en lo que debemos poner toda nuestra energía y talento. Nosotros tenemos que seguir haciendo nuestros "deberes". Seguimos trabajando día a día para seguir prestando un servicio de calidad, y dando respuesta a lo que el mercado nos demanda como auditores, una actividad que, recordemos, es de interés público. La recompensa del mercado está llegando y seguirá llegando.

Estamos ejecutando nuestra estrategia orientada al crecimiento. Luchamos para tener cada vez más cuota de mercado. En los últimos años Grant Thornton International ha realizado un fuerte esfuerzo inversor y de energías que nos ha permitido crecer considerablemente a nivel mundial. No trabajamos pensando que lo que no seamos capaces de conseguir por nuestro buen hacer en el mercado, nos lo van a regalar a golpe de regulación. Pero tampoco queremos que se toleren barreras de entrada artificiales. Debiera prohibirse que bancos y otras entidades impongan cláusulas restrictivas en algunos contratos de crédito o inversión en las que recomienden siempre a los mismos auditores en detrimento de todos los demás, limitando las posibilidades de elección. Sobre esto parece que hay consenso, pero aún no se han tomado medidas efectivas.


Recientemente ha sido renovado en su mandato, ¿cuáles son los principales objetivos estratégicos para su firma durante los próximos años?


Apostamos por una doble estrategia que nos ha permitido seguir siendo rentables durante estos terribles años de crisis. Por un lado, seguiremos creciendo de la mano de las empresas dinámicas y de las cotizadas que son nuestros principales clientes y nuestro principal objetivo, respectivamente. Al mismo tiempo, vamos a continuar con la política de atraer y mantener a los mejores profesionales. Es algo que hemos seguido haciendo incluso durante los peores momentos de la crisis, porque tenemos claro que en una firma de servicios como la nuestra las personas son el principal activo y el motor del crecimiento.


<<
Todos sabemos que las guerras de precios no son buenas para nadie y nosotros estamos decididos a no entrar en ningún juego perverso en el que nadie gana.>>


Otro principio que siempre ha marcado el rumbo de nuestra firma, y así lo seguirá haciendo, es la solidez económica, que es una consecuencia directa de la calidad de nuestro trabajo. No cabe duda de que la calidad hay que exigirla y pagarla y en los honorarios hay límites que no se pueden sobrepasar. Todos sabemos que las guerras de precios no son buenas para nadie y nosotros estamos decididos a no entrar en ningún juego perverso en el que nadie gana.


Fuente: Newsletter AECA Nº 66 - Noviembre 2011