Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "El sector demanda más competencia entre las firmas en igualdad de condiciones"





Alfonso Osorio Iturmendi


Presidente de BDO en España




 

Este año se produjo la publicación de la Ley de Auditoría de Cuentas y se encuentra a la espera del reglamento que desarrolla la misma, ¿Cuál es su valoración de esta reforma?

La LAC ha sido en su conjunto positiva, especialmente en la regulación de la responsabilidad, en la definición en detalle de las situaciones de independencia e incompatibilidad de los auditores, y en la asunción en general de la Octava Directiva.

En nuestra opinión, la aprobación del R.D. 1517/2011 de 31 de octubre se ha efectuado con cierta premura en su tramitación, ya que no se ha ajustado a los cauces formales, existen deficiencias en la definición de Entidades de Interés Público, y echamos en falta una clarificación de las incompatibilidades en algunos casos con muy difícil gestión. Pero sin duda, la modificación de la Ley es un avance en este sentido.


¿Considera que existe una gran concentración en el sector de la auditoría en el segmento de empresas cotizadas?, ¿cómo podrían ganarse mayores cotas de competencia? ¿Queda poco para ver nuevas "grandes" auditoras?

Hay una realidad. El 100% de las empresas del IBEX 35 están auditadas por cuatro firmas. En el caso del mercado continuo se incluyen a firmas como BDO junto con otras firmas. Este grado de concentración no es positivo, y en este sentido la propuesta de Reglamento promovido por el Comisario Europeo Michael Barnier va en la dirección de abrir el mercado con iniciativas como la co-auditoría, rotación de firmas y la eliminación de "barreras de entrada" que limitan la apertura del mercado a otras firmas. El sector demanda más competencia entre las firmas en igualdad de condiciones. Existen una serie de cláusulas restrictivas en las actuaciones de algunos agentes económicos, que limitan la actuación profesional a unas firmas determinadas. Esta situación mantenida en el tiempo ha abonado un estado de opinión en el que "de facto", no se sitúa al mismo nivel profesional a todas las firmas que actuamos en el sector.

<<Existen una serie de cláusulas restrictivas en las actuaciones de algunos agentes económicos, que limitan la actuación profesional a unas firmas determinadas.>>


Existen firmas como BDO con capacidad global y profesional para dar respuesta a las todas las necesidades de los grupos de sociedades en un mundo tan complejo como el actual. En BDO estamos en condiciones de ocupar ese espacio tanto en España como en el resto del mundo por nuestra capacidad nacional e internacional, que está refrendada por la confianza, que nos dan muchos clientes globales.

Nosotros no estamos obsesionados por el tamaño. Sí lo estamos por mejorar constantemente nuestra capacidad profesional, por aumentar nuestra calidad de servicio, y por hacer crecer nuestra estructura mundial con base en aquellos valores y principios que han hecho de BDO la firma que es hoy (proximidad con el cliente, calidad en el servicio, metodología homogénea en todo el mundo, etc). Si hablásemos únicamente de aumentar el tamaño, esto solo se conseguiría de forma rápida si se produjeran fusiones o integraciones de redes.


Cuando una compañía quiebra o atraviesa dificultades, se tiende a buscar responsables e, inevitablemente, los auditores suelen estar en el punto de mira, pero no son los únicos agentes en el entramado institucional encargado de dotar de transparencia a la información presentada por las compañías, ¿qué lecciones nos muestra esta crisis sobre las mejoras a abordar en el entramado institucional que rodea a la publicación de información, negociación en mercados, calificaciones crediticias y otros supervisores, como el bancario?


<<Posiblemente se hayan cometido errores, pero desde luego el auditor no es responsable de la crisis actual, o de la quiebra de algunas empresas>>


Nos encontramos en un momento en el que se está debatiendo abiertamente el papel que la sociedad demanda al auditor y la definición de su función. Posiblemente se hayan cometido errores, pero desde luego el auditor no es responsable de la crisis actual, o de la quiebra de algunas empresas. En este sentido el Borrador del Reglamento va más allá en la definición del papel del informe de auditoría, con el que hasta ahora quizá nos encontrábamos encasillados por la legislación vigente, donde el informe se limitaba a unos párrafos.


El auditor es uno de los que velan por la aplicación estricta de las normas de contabilidad. Al auditor se le debe exigir que haga bien su trabajo y aplique los estándares y normas de auditoría, pero lo que no se le puede exigir es que opine sobre la viabilidad o no de una sociedad de la que en ocasiones, ni la dirección ni los propios administradores son capaces de prever. Los auditores no gestionan. Trabajan para que la información que presentan los administradores se realice de acuerdo con las normas de información económica financiera.

Además, en muchos sectores como el financiero, asegurador, sociedades cotizadas, entre otros, existen diversos organismos reguladores, con los que el auditor trabaja muy próximo y en la misma dirección. Lo que sí es cierto es que ninguno de los agentes económicos, reguladores, agencias de calificación, bancos centrales y auditores, fueron capaces de identificar la magnitud y profundidad de la crisis que estamos actualmente padeciendo.

La publicación por la Comisión Europea del "Libro Verde. Políticas de auditoría: lecciones de la Crisis"', en definitiva abre un debate sobre las lecciones que nos ha dado la crisis, la revisión del papel del auditor y la mejora de la calidad de la información financiera. Estoy seguro de que las conclusiones finales serán extraordinariamente positivas para el sector, y sin duda habremos dado un gran paso adelante.


Recientemente leíamos que el sector de la auditoría en España resiste a la crisis con nuevas contrataciones, con casi un centenar de nuevas incorporaciones en el caso de BDO en lo que va de año. ¿Cuáles son las líneas de negocio más pujantes que sostienen la facturación de la firma que preside?

Las firmas de auditoría siempre han atraído a jóvenes profesionales con empuje. BDO no ha roto la tradición y además nuestra magnifica evolución en las áreas de Asesoramiento Financiero, Risk Advisory Services, Asesoramiento Fiscal y Servicios de Outsourcing, nos ha permitido mantener y superar los niveles de contratación que teníamos en años anteriores. En estos momentos BDO cuenta con más de 1.000 profesionales en España, y superamos los 48.000 en todo el mundo.


La relación Universidad-Empresa es especialmente importante en el sector de la auditoría. Los profesionales de las Firmas de auditoría suelen acceder a las mismas procedentes de las aulas de la Universidad. ¿Cuáles son los aspectos a reforzar por parte de la Universidad?, ¿es posible una mayor implicación de la Universidad en la formación de los auditores?

BDO mantiene convenios de colaboración para el desarrollo de prácticas y becas con las principales Universidades y Colegios Universitarios desde hace varios años y de forma muy positiva. El nivel de formación de los jóvenes licenciados es muy bueno, pero la aplicación de estos conocimientos adquiridos durante el periodo universitario sólo se consigue con experiencia y trabajando. La Universidad cubre una etapa y una función, y a mi juicio satisfactoriamente. Mi único comentario en este sentido estaría dirigido a reforzar los periodos de formación práctica durante periodos concretos en las firmas.


Fuente: Newsletter AECA Nº 67 -Diciembre 2011