Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Es importante aprovechar el potencial de las TICs para facilitar la mejor información y la mayor participación de los accionistas e inversores en el gobierno corporativo y en la toma de decisiones"





Eduardo Bueno Campos


Vicepresidente 1º de AECA y Presidente de su Comisión de Principios de Organización y Sistemas.
Catedrático de Economía de la Empresa y Director del Instituto Universitario de Investigación de Administración de Empresas (IADE) de la Universidad Autónoma de Madrid.



 

Usted ideó el Modelo Intellectus de Medición y Gestión del Capital Intelectual de las organizaciones, además del Foro del Conocimiento e Innovación Intellectus, que cuenta con un número creciente de socios año tras año, y convoca un buen número de Sesiones Plenarias y Talleres de Trabajo para expertos, técnicos y profesionales relacionados con el Sistema de I+D+I. ¿Cuál es el estado actual de implantación del Capital Humano y la gestión de Intangibles en las organizaciones? ¿Qué ejemplo de buenas prácticas y creación de valor destacaría de los casos expuestos por empresas participantes en este Foro?

Han transcurrido cerca de veinte años desde que se publicaran los primeros estudios sobre el concepto de Capital Intelectual de las empresas u organizaciones en general. Es decir, las primeras propuestas conceptuales del capital o riqueza poseída y existente en aquéllas que revela el conjunto de activos de naturaleza intangible y de base intelectual; los cuales generan valor para las mismas y se crean gracias a las actividades que ponen el "conocimiento en acción", el poseído por las personas y partícipes en la organización y que se vincula a los procesos de negocio que en ella se desarrollan.

Así mismo, han pasado casi diez años desde que se publicó el Modelo Intellectus de Capital Intelectual, ahora en fase de edición de una versión actualizada.

En este tiempo hay que destacar que, poco a poco, el concepto ha ido ganando posiciones en el enfoque actual de la Dirección de Empresas, sobre todo en el ámbito académico y en su investigación, aunque algo menos en la práctica empresarial. Sin embargo, en su aplicación relativa al componente Capital Humano y en relación a los elementos y variables que identifican y valorizan los activos intangibles que comprende y vinculados a las personas y grupos sociales que integran la organización, el desarrollo ha sido interesante. En suma, se ha ido abriendo una mayor atención sobre el papel clave de las personas en razón de lo que saben y saben hacer, así como, en relación a sus capacidades de aprendizaje y de colaboración en la creación e intercambio de conocimiento con los demás para lograr un desarrollo sostenible de la organización.

En el seno del Foro Intellectus en este tiempo, se han venido reuniendo organizaciones, instituciones, académicos y profesionales que han creído en la importancia estratégica del Capital Intelectual y del gobierno del conocimiento en las organizaciones para crear innovación. Todo ello como fundamento que permita ir construyendo un nuevo modelo económico que responde a la nueva realidad que representa la actual sociedad de la información y del conocimiento.


En su opinión ¿por qué tienen tanta importancia los activos intangibles e intelectuales en la economía actual?

Siguiendo con lo indicado en la respuesta anterior parece evidente, de una parte, que una de las causas fundamentales de la crisis y recesión económica en esta época se debe a la propia evolución y transformación de la economía, en un proceso de globalización y mayor complejidad, junto al nuevo y relevante papel en los procesos productivos de creación de valor de la Ciencia y Tecnología o del conocimiento tecnocientífico como recurso económico de producción. En otras palabras, en la evidencia del papel crítico de los procesos de I+D que ponen el acento en dicho conocimiento como recurso y capacidad productiva principal frente al papel de los factores económicos de naturaleza tangible que caracterizan el capital físico-financiero en su perspectiva tradicional.

Así mismo, otras causas están vinculadas al papel desempeñado por la banca, entre las que destaca, al menos a nivel nacional, la hipertrofia de la misma y la ausencia de posicionamiento o visión estratégica del papel que está teniendo y que desarrollará en el futuro la economía basada en el conocimiento y no en el "ladrillo" (como causante importante de esta crisis), junto a otros tangibles, y una economía que se apoya en el concepto y función del capital intelectual.

<<En el seno del Foro Intellectus en este tiempo, se han venido reuniendo organizaciones, instituciones, académicos y profesionales que han creído en la importancia estratégica del Capital Intelectual y del gobierno del conocimiento en las organizaciones para crear innovación.>>




¿Qué aspectos considera que son determinantes y marcan la diferencia entre una organización inteligente y otra que no lo es?

Se viene aceptando por las disciplinas científicas que estudian la inteligencia en los seres vivos, caso de la psicología y antropología social para las personas a nivel individual y grupal; caso de la etología para los animales, así como la cibernética en lo que se refiere a la inteligencia artificial en las máquinas, que el concepto básico de la expresión inteligencia se relaciona con la "capacidad de adaptación y de respuesta en el comportamiento del sujeto de referencia en relación a un proceso de absorción de información respecto a los cambios observados y percibidos de su entorno que pueden influir en su supervivencia y evolución, con lo que le permitirá lograr su nuevo equilibrio".

En consecuencia, por mimetismo, parece lógico pensar que las organizaciones que sean capaces de adaptarse a los cambios y fuerzas influyentes de su entorno, de una u otra naturaleza, que ponen en peligro su estabilidad y supervivencia, demuestran poseer inteligencia; la necesaria para lograr alcanzar su misión y su desarrollo económico sostenible.

Esta evaluación de la posible inteligencia organizativa también se viene observando y estudiando en la Ciencia de la Organización actual a través de los procesos y modelos que explican cómo se lleva a cabo el aprendizaje organizativo y la creación de innovación, en su sentido más amplio, esto es, como "la acción y efecto de innovar" o de introducir cambios y mejoras de naturaleza socio-técnica y de gestión para el progreso económico del sistema y del negocio de la propia empresa.


¿Qué otros retos y desafíos tiene la moderna dirección de empresas en los próximos años?

<<la empresa debe aprender a dirigir su actividad en los próximos años en un entorno cada vez más complejo e incierto, siguiendo los ejes que marcan el conocimiento, el talento, la ética, la responsabilidad social y, en suma, el buen gobierno corporativo en un mundo global y multicultural>>

La Dirección de Empresas desde las últimas décadas del siglo pasado se enfrenta al reto de la aceptación del nuevo paradigma económico que representa la "Era de los Intangibles" o la nueva economía basada en el conocimiento y, en suma, en el papel relevante de su gobierno y de la identificación, medición y gestión del capital intelectual, frente a la perspectiva clásica y conservadora del único protagonismo del capital físico-financiero.

En definitiva, se tiene que aceptar la evidencia de que se ha iniciado hace décadas el crepúsculo del modelo económico basado en los factores tangibles tradicionales y, por lo tanto, hay también que ir desarrollando y poniendo en práctica el nuevo modelo de empresa y de su gobierno que corresponde a esta época, tal y como ya se proponía en el Documento nº 18 de la Comisión de Organización y Sistemas de AECA, en el que la empresa debe aprender a dirigir su actividad en los próximos años en un entorno cada vez más complejo e incierto, siguiendo los ejes que marcan el conocimiento, el talento, la ética, la responsabilidad social y, en suma, el buen gobierno corporativo en un mundo global y multicultural, con el fin de crear valor a todos sus partícipes y al resto de los grupos de interés (stakeholders).



Para asegurar la continuidad y el crecimiento del negocio, además de conocer el valor de las personas, ¿qué otras acciones deben ser prioritarias para el área de Recursos Humanos de una empresa?

Como se ha apuntado ya en respuestas precedentes los nuevos modelos de negocio de las empresas de mayor éxito en la economía global de nuestro tiempo han formulado sus estrategias poniendo el acento en cómo dirigir con eficiencia y efectividad las aptitudes, conocimientos y competencias que poseen las personas que componen la organización como sistema social y que, a su vez, se relaciona con otros sistemas sociales de su entorno de actuación, creando gracias a las tecnologías actuales una red social o "red de redes" en la que la información y el proceso de compartir conocimientos básicos entres sus miembros, tanto en el seno de la organización, como con el exterior de la misma, van construyendo con estos procesos de colaboración, intercambio y cooperación cognitiva una sociedad del conocimiento, en la que el énfasis o el centro de atención del sistema van siendo las personas y las organizaciones como sujetos de conocimiento; como entes poseedores de inteligencia y con la facultad de crear en las próximas décadas el conocimiento y la ciencia y tecnología que necesita la economía y las organizaciones que la integran.

En conclusión, se está construyendo un nuevo "contrato social", basado en el conocimiento poseído por las personas y en el capital intelectual existente en las organizaciones, sobre lo cual se espera ir concretando un compromiso formal para seguir creciendo y detentar un desarrollo sostenible que pueda ser la motivación que conduzca a seguir con un estado y una sociedad de bienestar, generadora de más riqueza y empleo para todos.


La Comisión de Organización y Sistemas de AECA que Ud. preside esta ultimando un nuevo Documento sobre "Capital Intelectual de las Organizaciones". Con este trabajo se cierra la "Triada conceptual" que se completa con los documentos de Dirección del Conocimiento (nº 16) y Aprendizaje Organizativo (nº 21). ¿Qué otros trabajos están desarrollando y que orientación tomarán a partir de ahora?

Desde hace cerca de veinte años una de mis líneas principales de investigación se ha centrado en la génesis, estructura y evolución de la sociedad y economía del conocimiento. Por esta razón, ante la emergencia en las últimas décadas de nuevas disciplinas o enfoques en la Teoría de la Organización, relacionados con conocimiento e intangibles, propuse el concepto de la Triada Conceptual para explicar desde una perspectiva sistémica, a la vez que estratégica, la relación triádica natural, de secuencia e intercambio evolutivo, entre conceptos y materias como Dirección o Gobierno del Conocimiento, Capital Intelectual y Aprendizaje Organizativo.

En esta lógica de interrelación estratégica y sistémica en el ser y hacer de las organizaciones actuales, la Comisión de AECA que aborda estos temas ha ido cubriendo parte del camino abordando y publicando como ha sido el caso del Documento nº 16 Dirección del Conocimiento en las organizaciones y el nuevo planteamiento del Aprendizaje Organizativo como Documento nº 21, de reciente aparición.

En consecuencia, parece evidente la necesidad de abordar de inmediato la elaboración de un nuevo Documento sobre el Capital Intelectual de las Organizaciones, con el que se cerrará el triángulo conceptual comentado.

De otra parte, se está terminando el Documento nº 22 sobre Gobierno Corporativo Electrónico y Sistemas de Información y en los próximos meses se irán iniciando los procesos de trabajo en la Comisión para abordar otros temas como la Innovación en el Modelo de Negocio; el Emprendimiento Innovador y la Dinamización de las PYMES en Entornos Turbulentos, entre otros proyectos.


Recientemente fue publicado el séptimo Informe Anual de Gobierno Corporativo difundido por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con respecto al año 2010. La prensa destacó varios aspectos negativos reflejados en el informe, como que muchas compañías aún no justifican adecuadamente los incumplimientos de las recomendaciones del Código Unificado de Gobierno Corporativo, o que aún hay una importante falta de transparencia de los salarios de los consejeros. ¿Considera necesaria una mayor transparencia y control interno y externo de las empresas y sus consejos de administración? ¿Es suficiente la participación actual que tienen los accionistas en la toma de decisiones?

Precisamente el próximo Documento nº 22 aborda, en cierta medida, aspectos relacionados con el citado Séptimo Informe Anual de Gobierno Corporativo, difundido por la CNMV.

Es evidente, que hay que seguir insistiendo en una mejor y mayor respuesta a los sucesivos requerimientos de los Principios de la OCDE y del Código Olivencia, en los que participé como vocal elaborador de sus recomendaciones, que marcaron la senda del Informe Aldana y el Código Unificado de Gobierno Corporativo; todo ello para mejorar la transparencia de cómo se dirigen las empresas integradas en el IBEX-35 y cuáles son las formas de seleccionar y de retribuir a consejeros y directivos de las compañías reguladas por dicha Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Por ello, hay que dar una respuesta positiva ante la crisis actual a este respecto, para llevar a cabo procesos de control tanto internos como externos que mejore la citada transparencia o eviten la opacidad actual que solo añaden más desconfianza y falta de credibilidad de la gobernanza actual, gestando nuevos frentes para agudizar la crisis y ahondar en procesos recesivos que solo conducen al desorden económico y a debilitar posible crecimiento y desarrollo sostenible del sistema económico no solo en España, sino en los países desarrollados e, incluso, a nivel global.

Finalmente, el Documento antes citado también pone el acento en la importancia de saber aprovechar el potencial de las TICs, sobre todo la de Internet, para facilitar la mejor información y la mayor participación de los accionistas e inversores en el gobierno corporativo y en la toma de decisiones. Tarea ardua todavía, ya que requiere de un cambio en la cultura empresarial y en la sociedad, en el tránsito comentado en frases anteriores de pasar de una economía basada en los tangibles, en el poder del capital físico-financiero, a otra en la que los intangibles y el capital intelectual de personas y organizaciones, como sujetos de conocimiento, con valores y competencias, serán los líderes y los recursos y capacidades que se necesitan en las próximas décadas del siglo actual.


Fuente: Newsletter AECA Nº 69 -Febrero 2012