Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Todo profesional de la contabilidad debería conocer la génesis y la evolución de esta materia"


Fernando Gutiérrez Hidalgo

Catedrático de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla
Editor de la revista De Computis


¿En qué cree que radica la importancia del estudio de la Historia de la Contabilidad?

En conocer el origen de nuestra disciplina, la Contabilidad. Además, pienso que todo profesional de la contabilidad, para llegar a ser realmente "un buen profesional", debería conocer la génesis y la evolución de esta materia. Lógicamente, este razonamiento también se podría aplicar a cualquier actividad profesional.

¿Qué le llevó a investigar en esta materia?

Por motivos profesionales, y casi por casualidad. A finales de los ochenta conocí el Archivo Histórico de la Fábrica de Tabacos de Sevilla. Me encontré con un archivo de empresa excepcional y rico en documentación contable. Me pareció muy interesante el siglo XVIII y dado su interés decidí estudiarlo para la elaboración de mi Tesis Doctoral. Trabajo que realicé con la dirección del profesor Salvador Carmona y que defendí en la Universidad de Sevilla en 1993.

<<Todo profesional de la contabilidad, para llegar a ser realmente "un buen profesional", debería conocer la génesis y la evolución de esta materia.>>

 

Entre sus líneas de investigación y especialidades se encuentra su estudio de la evolución histórica de la Contabilidad de Costes y Gestión ¿en qué estado se encuentra esta especialidad?

Tanto a nivel internacional como español es una línea de investigación que desde los inicios de los años noventa está teniendo un auge importante. Así lo han manifestado autores como Fleischman and Radcliffe (2005) y Hernández Esteve (2008). Desde mi punto de vista, estos estudios no sólo pretenden dar a conocer lo ocurrido en cada tiempo y lugar; sino también el identificar las circunstancias que han hecho que surja una determinada norma o práctica contable en cada momento y lugar.


Durante las últimas décadas se han producido numerosos cambios tecnológicos y organizativos y esto será una constante ¿Supone esto un nuevo punto de inflexión para la contabilidad de gestión?

Sí. La Contabilidad y la tecnología han ido "de la mano" a lo largo de la historia. Veámoslo con un ejemplo. El coste estándar fue inicialmente desarrollando en un artículo publicado en 1908 en la "Journal of Accountancy" por J. Whitmore y titulado "Shoe Factory Cost Accounts". Sin embargo, este artículo no se podría explicar sin su contexto: el desarrollo industrial de Estados Unidos a finales del siglo XIX y la "nueva organización científica del trabajo" impulsada por F. W. Taylor (1856 - 1915). Tampoco hubiera sido posible el surgimiento del Activity Based Costing (ABC), durante los años ochenta, sin el paralelo desarrollo de la informática. Y así muchos ejemplos más.

Pero además, hay que tener en cuenta que en la Contabilidad no sólo influyen los cambios tecnológicos, sino también los sociales. Téngase en cuenta, por ejemplo, que los planes contables, las directivas europeas o las normas internacionales de contabilidad son, en última instancia, el resultado de un consenso social y político en un determinado país y periodo de tiempo. Es fácil imaginar que, si se cambiara dicho país o periodo de tiempo, ese consenso social y político sería otro.

¿Cree que la Historia de la Contabilidad contribuye de alguna forma o realiza aportaciones para solventar los problemas actuales?

<<Los planes contables, las directivas europeas o las normas internacionales de contabilidad son, en última instancia, el resultado de un consenso social y político en un determinado país y periodo de tiempo.>>

 

Sí. Al igual que en la Historia en general, el conocer las circunstancias pasadas (causas) que dieron lugar a unos determinados hechos (efectos), nos permitiría conocer ahora y "por anticipado" lo que podría ocurrir en el futuro si analizamos el entorno actual. Por tanto, se puede decir que el conocimiento del pasado es útil para prever el futuro.

Con respecto a la situación contable actual, diría que es, en cierto sentido, similar a la de los años treinta, después del crack de la bolsa de Nueva York de 1929. Contablemente, aquella crisis supuso la demanda, por parte de inversores y de la sociedad en general, de estados financieros y contables más rigurosos y mejor auditados. Si lo pensamos, algo similar a lo que se está exigiendo ahora en nuestra sociedad.

Fuente: Newsletter AECA Nº 79 -Enero 2013