Web contable / Entrevistas: actualidad contable / "Todas las firmas deben tener unos procedimientos mínimos implantados, para asegurar la calidad en su actuación profesional"


Víctor Alió

Socio y Responsable del Comité de Control de Calidad de AUDALIA


¿En qué consiste el control de calidad en el trabajo del auditor?

La actividad de auditoría de cuentas representa un papel fundamental en un entorno económico, en el que los estados financieros constituyen la carta de presentación de muchas empresas. En este entorno, la actuación de cualquier auditor debe dar confianza al mercado. Y es en nuestra actuación como "fedatarios mercantiles", si me permite la expresión, que debemos buscar unos estándares de calidad que garanticen, en nuestra actividad, que somos capaces de transmitir esa confianza.

Entonces, con el objetivo de generar confianza mediante nuestra actuación, se articula el sistema de control de calidad de la firma mediante el conjunto de procedimientos que tiene implantados la misma para garantizar de manera razonable que todos y cada uno de los trabajos que se firman están adecuadamente realizados.

Entonces ¿Su cumplimiento afecta al socio que firma el informe o a toda la organización?

Para que el funcionamiento del sistema sea eficiente, debe ser inherente a la organización, con independencia de los profesionales asignados a un trabajo, y por supuesto, del socio responsable de un encargo. Es una carrera de fondo en la que los responsables tienen que generar una cultura interna enfocada a la calidad en la realización de los trabajos.

Para que funcione adecuadamente, no puede ser impuesto, o ser un mero cuestionario a cumplimentar con la periodicidad establecida. Al contrario, debe formar parte de la cultura para que se transmita en la forma de trabajar de cada profesional. Es más, como el sistema afecta a procedimientos en diversas áreas de la firma, no sólo se deben ver involucrados los profesionales que realizan un trabajo en concreto, sino toda la organización.

De hecho, los procedimientos encaminados a que el trabajo realizado en los encargos cumpla con las normas técnicas de auditoría son sólo una de las seis áreas en las que el sistema de control de calidad de AUDALIA está definido. Las otras cinco áreas que hemos definido internamente son: Independencia, integridad y objetividad; formación y capacidad profesional; aceptación y continuidad de clientes; consultas técnicas; y, por último, el proceso de supervisión de que el sistema está funcionando adecuadamente.

 

<< El control de calidad debe formar parte de la cultura de la firma para que se transmita en la forma de trabajar de cada profesional.>>

 

Con tanto procedimiento ¿Hay que entender este sistema interno de control de calidad como algo exclusivo de las grandes firmas?

En absoluto, cada firma independientemente de su tamaño debe tener unos procedimientos mínimos implantados, para asegurar la calidad en su actuación profesional.

Ahora bien, el tamaño de la firma influye necesariamente en la forma en que los procedimientos estén diseñados. No podemos pretender que los procedimientos implantados por una firma multinacional, por una "Big Four", sean los mismos que los que dispone una firma pequeña de un socio y un equipo de 10 personas, ni éstos sean iguales a los que tiene una firma mediana como AUDALIA, con 2 oficinas y unas 70 personas.

La tipología, el tamaño, la estructura de firma son factores que incluyen decisivamente en los procedimientos implantados para asegurar la calidad, pero el mínimo debe tenerlo cualquier firma.


¿Cuál es el papel del ICAC en el cumplimiento de la calidad?

El ICAC es el organismo encargado, entre otras cuestiones, de la supervisión de los auditores. Mediante los convenios de colaboración que se firman con las corporaciones profesionales, el ICAC vela tanto por la adecuación como por el cumplimiento de los procedimientos implantados en cada firma, mediante revisiones periódicas a los auditores.

<< Los programas de revisión del ICAC tienen ahora un enfoque más basado en los procedimientos, que en la revisión de los papeles de trabajo, o la mera obtención de evidencias de auditoría y el establecimiento de conclusiones.>>

 

La nueva norma de control de calidad, basada en la International Standard on Quality Control 1 (ISQC 1) vigente desde el pasado 1 de enero, define cuales deben ser los procedimientos mínimos que cualquier firma debe tener implantados. Los programas de revisión del ICAC tienen ahora un enfoque más basado en los procedimientos, que en la revisión de los papeles de trabajo, o la mera obtención de evidencias de auditoría y el establecimiento de conclusiones.

Al revisar un procedimiento y probar que el mismo funciona y que está adecuadamente implantado, proporciona, en principio, una mayor seguridad de que en toda la firma está funcionando adecuadamente. Por tanto, revisando la adecuación de los procedimientos, y velando por su cumplimiento la revisión es más eficiente.

También hay que destacar el papel del ICAC en los meses previos a la entrada en vigor de la nueva Norma Técnica sobre Control de Calidad. Han realizado procesos de revisión en la práctica totalidad de las firmas medianas y grandes, proponiendo mejoras, para que el estándar de calidad sea el adecuado. Nos corresponde a las firmas revisadas, entre las que está AUDALIA, el análisis de la importancia de las recomendaciones recibidas, para mejorar nuestro sistema.

En una organización mediana, como puede ser AUDALIA, ¿Cuáles pueden ser los principales obstáculos en la implantación de un sistema interno de control de calidad?

Si bien con anterioridad a la entrada en vigor de la actual norma de control de calidad, ya existían algunas referencias en las normas técnicas relacionadas con la calidad, el nuevo enfoque basado en el establecimiento de procedimientos, es mucho más amplio que el enfoque anterior.

Así, uno de los retos principales en su momento fue el diseño de estos procedimientos de la forma adecuada para que cumplan el objetivo para el que han sido diseñados. Es decir, asegurar que cubren todas las áreas importantes de la firma. Y en la fase de diseño, que tuvieran en cuenta aquellos procedimientos que ya se venían realizando en la firma, e introducir los pequeños cambios para adaptarlos al nuevo enfoque.

Posteriormente, otro desafío es que los procedimientos implantados sean conocidos y aplicados por todos los profesionales; no vale un mero conocimiento de los mismos mediante un seminario, sino que el día a día de la firma debe promover esa cultura enfocada a la calidad en el trabajo. Solo así se asegura un grado de cumplimento adecuado.

Para ayudar a esta transmisión a todos los niveles, los socios contamos con un equipo de directores muy involucrado, y con una orientación muy marcada hacia la calidad.

 

<<La tipología, el tamaño, la estructura de firma son factores que incluyen decisivamente en los procedimientos implantados para asegurar la calidad, pero el mínimo debe tenerlo cualquier firma.>>

¿Puede la inercia de la documentación de los procedimientos afectar a la calidad real, afectar al enfoque de un trabajo de auditoría?

Si partimos de la premisa de que el enfoque basado en la calidad de los trabajos debe formar parte de la cultura de la firma, esto no debería suceder. Es decir, las políticas implantadas, arraigadas, promueven precisamente lo contrario, que en la globalidad de la firmas las cosas se hagan de una determinada manera.

Aunque es cierto que puede ocurrir que si los procedimientos son forzados, no están arraigados, o no están adecuadamente implementados, el esfuerzo derivado de los intentos de realizar las cosas de una determinada manera forzada, puedan resultar en una atención excesiva al procedimiento en sí, desenfocando lo realmente importante, que es que el trabajo esté bien hecho. Si tenemos bien asumidos y arraigados estos procedimientos, formando parte de la cultura de la firma, estos se van cumpliendo, y permiten poner el foco en lo importante, en el trabajo bien hecho.

Fuente: Newsletter AECA Nº 82 -Abril 2013