Web contable / Normas internacionales de contabilidad / Principales cambios... / 12. Información sobre gestión de los riesgos soportados por la entidad


Las entidades que utilizan instrumentos financieros incurren en riesgos de diverso tipo, y la revelación de los mismos en los estados financieros se considera útil para las evaluaciones, realizadas por los usuarios, de la cuantía y certeza relativa de los flujos de efectivo futuros.

Por otra parte, las entidades que realizan operaciones de cobertura pueden mitigar riesgos de tipo operativo o financiero, siempre que las coberturas cumplan unas condiciones muy estrictas respecto de su identificación y eficiencia.

En el gráfico 3 se ha resumido los principales riesgos de carácter financiero, la práctica totalidad de los cuales pueden ser objeto de cobertura, con la finalidad de contrarrestar las posibles pérdidas que la entidad experimenta.

El riesgo de precio se puede manifestar en tres formas diferentes, según si el valor del instrumento financiero puede fluctuar como consecuencia de las variaciones en el cambio de las monedas (riesgo de tipo de cambio), en las tasas de interés del mercado (riesgo de tipo de interés) o en el precio por el que se compra y vende el activo en el mercado (riesgo de mercado).

El riesgo de crédito se manifiesta en la posibilidad de que una de las partes ligadas por el instrumento financiero falle al cumplir las obligaciones derivadas del mismo, y ocasione una pérdida financiera a la otra.

El riesgo de liquidez o financiación es el riesgo de que la entidad encuentre dificultades para obtener los fondos líquidos para hacer frente a sus compromisos relativos a instrumentos financieros, por ejemplo porque no pueda vender un activo o cobrar a un cliente para pagar, con lo obtenido, un préstamo a su vencimiento.

El riesgo de flujo de efectivo es el que produce que puedan variar los cobros o pagos relacionados con un instrumento financiero monetario. Esto se manifiesta en instrumentos a interés variable, o bien a instrumentos cuyos pagos o cobros están ligados a condiciones establecidas (por ejemplo a la clasificación crediticia del tomador del préstamo).

GRÁFICO 3: RIESGOS FINANCIEROS EN LA EMPRESA



Puesto que la incidencia de los instrumentos financieros puede ser muy relevante, ya se utilicen para obtener rentas periódicas, ya para especular con las posibles plusvalías, ya en operaciones de cobertura, las NIIF obligan a la entidad que los mantiene a informar de los extremos más importantes sobre la gestión de los mismos, a través de notas, en las que se incluirán:

1) los objetivos y políticas que comporta la tenencia y gestión de los instrumentos financieros, así como de las operaciones de cobertura; y

2) los plazos, condiciones y políticas contables respecto de cada tipo de instrumento financiero utilizado.

Este énfasis en la información sobre los tipos de riesgo y su gestión corresponde a la preocupación, que sienten todos los que se acercan a los estados financieros, por descubrir las posibles fuentes de perturbaciones que pueden incidir sobre el desenvolvimiento de la empresa en el futuro, para lo cual buscan los principales tipos de riesgos con los que se enfrenta la empresa en cuestión, e investigan la incidencia que los mismos pueden tener en función del escenario en el que opere la empresa dentro del entorno económico actual y futuro.

Esta preocupación por descubrir los riesgos y su posible incidencia es muy patente en auditores, analistas de créditos, analistas de inversiones y autoridades públicas cuando se plantean realizar juicios sobre el futuro de la empresa que está anunciado por la situación presente, si ésta es suficientemente explicativa del devenir futuro.

Así, si la entidad tiene saldos importantes de clientes en una moneda diferente de la que utiliza para informar en sus estados financieros, el riesgo de tipo de cambio será relevante para la misma, y los usuarios de los estados financieros encontrarán útil conocer qué tipo de gestión hace la empresa para cubrirse de las posibles pérdidas, qué instrumentos utiliza para las coberturas y cómo ha afectado esta exposición al riesgo de cambio a las cifras mostradas en los estados financieros que se están presentando.

Los usuarios, por ejemplo, verán con satisfacción que la empresa tiene contratadas pólizas de crédito en la misma moneda de las cuentas de los clientes, de manera que las variaciones desfavorables de los saldos deudores de las cuentas a cobrar se compensan, con una efectividad demostrable, con las variaciones de los valores de reembolso de los saldos dispuestos de las anteriores pólizas.

 

Autor: José Antonio GONZALO ANGULO – Universidad de Alcalá

© Gonzalo Angulo, JA (2003): "Principales cambios que suponen las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) respecto al Plan General de Contabilidad (PGC)", 5campus.org, Contabilidad Internacional