Web contable / Normas internacionales de contabilidad / Principales cambios... / 13. ¿Las NIIF son mejores que el PGC?


En el presente documento se han tratado de exponer las principales diferencias que supone la utilización de las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF), en los estados financieros de las empresas que están utilizando la normativa emanada del Plan General de Contabilidad (PGC).

En síntesis, se puede afirmar que las diferencias se justifican por el objetivo de las NIIF de servir a los usuarios para tomar decisiones respecto al futuro, finalidad que es más pronunciada en las mismas que en el PGC. Esto lleva a exigir más información (mejora cuantitativa), pero fundamentalmente una información elaborada con otros criterios valorativos y de clasificación, que se alejan de la tradicional visión objetiva, prudente y basada en el coste histórico del PGC.

Es muy difícil, por tanto, establecer comparaciones y pronunciarse sobre si la información según NIIF es mejor o peor que la elaborada con el PGC. Se trata de enfoques diferentes que tienen una relevancia muy distinta según los criterios que se empleen para juzgarlos.

En todo caso, es necesario afirmar que el PGC de 1990 cumplía las normas internacionales vigentes en el año de su promulgación. Desde ese momento, la dificultad para modificarlo ha determinado que las normas internacionales hayan avanzado, poniendo una distancia mayor con el PGC a medida que trataban de captar, medir y representar transacciones y hechos económicos más complejos.

Así, frente a defensores de las NIIF, que las ven como la evolución lógica del modelo contable de cualquier país, siempre que sean adaptadas convenientemente, con el fin de eliminar las enormes posibilidades que ofrecen y perjudican la uniformidad, hay otros que ven peligros importantes en el sometimiento de la normativa contable española a las NIIF, porque viola las suposiciones económicas y jurídicas en las que se basa el modelo tradicional de la contabilidad española, basado en presupuestos jurídicos de protección a los acreedores y a los propietarios de las empresas.

En todo caso, el hecho de que algunas empresas, en concreto las más importantes del país, vengan obligadas a aplicar la contabilización prevista por las NIIF para presentar sus estados consolidados a partir de 2005, porque esta ha sido la estrategia contable que la Unión Europea ha encontrado más útil en aras de conseguir la homogeneidad y la convergencia de la información financiera de las empresas europeas, hace entrever que los diferentes países tendrán que considerar, en mayor o menor medida, las normas internacionales para reformar su normativa nacional, cuando decidan hacerlo.

Esta es, precisamente, la conclusión a la que llegó la Comisión de Expertos nombrada por el Ministro de Economía para elaborar un informe sobre la situación contable en España y las líneas básicas para emprender la reforma de las normas contables. En el denominado Libro Blanco, donde se recogen las más de un centenar de recomendaciones efectuadas, se recomienda una adaptación del sistema contable español, y especialmente del PGC, que seleccione, dentro de las posibilidades de adaptar las NIIF, las opciones que sean más coherentes con la tradición contable española.

En el Libro Blanco, por ejemplo, se recomienda la adopción del valor razonable para los instrumentos financieros, pero se insiste en que una aplicación a otras partidas del balance de situación (por ejemplo los inmovilizados o las propiedades inmobiliarias) no sería oportuna por el momento.

Autor: José Antonio GONZALO ANGULO – Universidad de Alcalá

© Gonzalo Angulo, JA (2003): "Principales cambios que suponen las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) respecto al Plan General de Contabilidad (PGC)", 5campus.org, Contabilidad Internacional