Web laboral / Todo sobre los autónomos / El Trabajador Autónomo  / El contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y jurisdicción competente


El contrato del trabajador autónomo económicamente dependiente y jurisdicción competente

El contrato para la realización de la actividad profesional del trabajador autónomo económicamente dependiente celebrado entre éste y su cliente debe formalizarse siempre por escrito y debe ser registrado en la oficina pública correspondiente.

En el contrato deberá hacerse constar expresamente su condición de trabajador autónomo dependiente económicamente respecto del cliente que le contrate, así como las variaciones que se produzcan al respecto. La condición de dependiente sólo se podrá ostentar respecto de un único cliente.

Cuando en el contrato no se fije una duración o un servicio determinado, se presumirá, salvo prueba en contrario, que el contrato ha sido pactado por tiempo indefinido.

Hay que tener en cuenta igualmente que para el cobro de sus créditos contra el cliente en caso de que deba someterse a proceso concursal, el trabajador autónomo económicamente dependiente goza de privilegio general de acuerdo con el art. 10.3 del Estatuto del Trabajador Autónomo.

Los órganos jurisdiccionales del orden social serán los competentes para conocer las pretensiones derivadas del contrato celebrado entre un trabajador autónomo económicamente dependiente y su cliente, así como de todas las cuestiones derivadas de la aplicación e interpretación de los acuerdos de interés profesional, sin perjuicio de lo dispuesto en la legislación de defensa de la competencia.

No obstante, al igual que para los trabajadores por cuenta ajena, será requisito previo para la tramitación de acciones judiciales en relación con el régimen profesional de los trabajadores autónomos económicamente dependientes el intento de conciliación o mediación ante el órgano administrativo que asuma estas funciones. Lo acordado en avenencia tiene la misma fuerza ejecutiva que una sentencia pudiendo por lo tanto, en caso de incumplimiento, solicitar su ejecución judicial.

Las partes pueden igualmente someter sus discrepancias a arbitraje voluntario.