Web laboral / Todo sobre los autónomos / Necesidad de ser autónomo dentro de una sociedad civil o mercantil / Sociedades Laborales


Sociedades Laborales

En este tipo de sociedades en las que en su estructura coexisten socios capitalistas y socios trabajadores, únicamente estos últimos deben darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos cuando su participación en el capital social junto, en su caso, con la de su cónyuge o parientes por consanguinidad o adopción hasta el segundo grado con los que conviva, suponga al menos el 50%, salvo si se acredita que el control efectivo de la sociedad, en la toma de decisiones, requiere la concurrencia de otros socios diferentes, de personas ajenas a esas relaciones familiares o, si estos o forman parte de la sociedad, que no ostente él mismo el control efectivo de la sociedad.

En cualquier otro caso, los socios trabajadores de las sociedades laborales, con independencia de cual sea su participación en el capital social e incluso aunque formen parte del órgano de administración, deberán integrarse en el Régimen General de la Seguridad Social o en el Régimen especial que corresponda por razón de su actividad. También pueden ser considerados como asimilados a los trabajadores por cuenta ajena excluyéndose la cotización y protección por desempleo y Fondo de Garantía Salarial, cuando se trate de un administrador de la sociedad, con labores de dirección y gerencia, que sea retribuido por ello y ya esté vinculado o no a la misma mediante relación laboral común o especial como puede ser la de alta dirección, siempre que no se ostente el control de la sociedad que conllevaría su inclusión en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos tal como se ha dicho.

A partir del año 2014, los socios trabajadores de las sociedades laborales, cuando el número de socios no sea superior a veinticinco, aun cuando formen parte del órgano de administración social, tengan o no competencias directivas, disfrutarán de todos los beneficios de la Seguridad Social de trabajadores por cuenta ajena que corresponda en función de su actividad, así como la protección por desempleo y del Fondo de Garantía Salarial.